Impreso
Asesinaron a desconocido y lo dejan abandonado

Sucesos | 4:43pm | | Yliana Brett

REDACCIÓN ELINFORMADOR/Jaiglenis Guédez Castillo.- Con evidentes signos de ajusticiamiento fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre sin identificar, al noreste de la ciudad. Su cadáver fue trasladado hasta la morgue a la espera que algún doliente vaya en su reclamo. Era casi el mediodía de ayer y bajo el sol inclemente caminaba un ‘jovencito’ por la carretera vieja que conduce a Cujizal.

Por allí los carros no pisan freno, por lo que caminaba a pasos lentos por la orilla, para evitar ser arrollado.
Sólo un kilómetro de recorrido le faltaba para llegar a la entrada de El Cercado, cuando vio a lo lejos
un bulto. En un primer momento creyó que era un animal muerto, de los que acostumbran a lanzar por la desolada vía. Pero al acercarse se llevó tremendo susto al ver que era un hombre muerto.

Se trataba de un ‘chamo’ de contextura media, piel morena, cabello negro. De 1 metro 70 centímetros, de estatura, aproximadamente. Estaba sobre los ciento de desperdicios y basura característicos de la zona.
Sus manos estaban atadas hacia atrás. Su rostro era evidencia de un ‘ensañamiento’, pues le habían quitado los ojos, presumiblemente de un disparo.

En la boca parecía haber recibido una descarga de escopeta. La parte superior del cadáver estaba totalmente descubierta. Mientras una toalla de baño, color marrón, cubría sus partes íntimas. Unos jeans claros estaban a las rodillas, como si lo fuesen sacado a la fuerza de su casa y no le dio tiempo de vestirse.

Sus pies estaban calzados por unos zapatos deportivos de color marrón. En el pectoral izquierdo tenía un tatuaje con la palabra Eva, y en números pequeños la fecha: 20-09-2011. Más abajo y en la misma dirección se leía un grabado con el nombre de Santiago. Otro dibujo en forma de corona se apreciaba en su costilla derecha. Los tatuajes no eran las únicas marcas de su cuerpo, una cicatriz de unos 30 centímetros, producto de una intervención médica, tenía en su estómago. Cuatro casquillos de bala estaban alrededor de la víctima. Después de ver aquella dantesca imagen el muchacho caminó hasta la vivienda más cercana para contar lo sucedido.

Inmediatamente el suceso fue notificado vía telefónica al servicio de emergencia 911, quienes a su vez contactaron a oficiales de la Policía del estado Lara para que resguardaran la escena. Camiones y carros particulares que transitaban por el lugar, sacaban la cabeza para curiosear apenas veían la presencia
policial y de medios de comunicación, pero el esfuerzo fue en vano. Por el basurero el cadáver pasaba
desapercibido. Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas
llegaron al lugar y tras recolectar algunas evidencias montaron el cuerpo sin vida en la unidad forense.

Momento en el que se vio que sus manos habían sido atadas con un precinto, color blanco. Un cuarto tatuaje también se le detalló en la espalda. Los sabuesos de la División de Homicidios no encontraron ningún documento de identificación entre sus pertenencias.

Instagram