Impreso
Muerte de María fue cobrada a tiros y golpes en La Escalera

Sucesos | 9:30am | | Ana Paredes

El ir a una fiesta y detenerse a “pedir agua” llevó a Edixon a un desenlace fatal. (Foto: Marian Bracho)

El ir a una fiesta y detenerse a “pedir agua” llevó a Edixon a un desenlace fatal. (Foto: Marian Bracho)

GIOVANNY JOSÉ DURÁN.- A orillas de la carretera, a pocos metros de La Escalera, caserío ubicado en la zona montañosa de Sanare, municipio Andrés Eloy Blanco, estaba el cuerpo sin vida de Edixon Javier Torrealba Pérez, hombre de 18 años quien fue detenido por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas(CICPC) el pasado lunes por estar implicado en la muerte de María del Carmen Mendoza, una señora de 62 años, quien vivía en el sector La Escalera y fue asesinada a golpes dentro de su casa la noche del pasado sábado 11 de julio.

Sobre el hecho se supo que María estaba en su vivienda cuando llegó Edixon en compañía de Faustino de Jesús Almao, quienes iban a eso de las 7:00 de la noche con destino a una fiesta en el sector Agua Fría, cuando se detuvieron a pedir agua en la casa de la señora, ella entró y de regreso, según versiones, los dos hombres comenzaron a golpearla salvajemente hasta quitarle la vida, al parecer la víctima tenía escondido un revólver que quizás llamo la atención de los dos muchachos, quienes iban “con unos cuantos palos de cocuy encima”.

Edixon fue detenido junto a Faustino, lo interrogaron y liberaron el martes, mientras que su compañero quedo preso y fue culpado por el atroz asesinato de la sexagenaria. Como el CICPC lo soltó y él presumió que ya no había problema alguno, avisó a su papá, José Gonzalo Torrealba, quien estaba en Sanare y le dijo que lo esperaba. El muchacho se encaminó hacia el pueblo de Sanare junto a su hermano Cundino Sequera y a la mitad de la carretera, justo en el sector El Ministro, fue sorprendido presuntamente por un grupo de vecinos, quienes lo lincharon hasta causarle la muerte. Al menos eso fue lo que se rumoró; sin embargo, ayer cuando el CICPC hizo el levantamiento del cadáver, en el lugar estaban esparcidas seis conchas de bala nueve milímetros que impactaron la cara, brazo derecho, pecho, cuello, glúteo, entre otras partes, algunos moretones se le pudieron apreciar al cuerpo sin vida de Edixon, el cual estaba boca abajo sin franela, sólo pantalón jean y chancletas tenía puestos.

“Los esperaron”

María era una mujer humilde que vivía de la caridad de los vecinos del caserío La Escalera, quienes estaban enardecidos por lo que le hicieron. El martes, cuando se enteraron que Edixon había sido liberado, todos decidieron cobrar su muerte. “Por ahí dijeron que ‘El Reinaldo’ y ‘El Pilingo’ reunieron a una gente y esperaron a Edixon y al hermano en la carretera para matarlo”, dijo ayer un morador de la zona.

Cundino, apodado El Catire, y quien venía acompañando a Edixon, resultó herido, pero huyó entre la maleza y se presume que esté muerto porque sigue sin reportarse ante sus familiares. “Yo, el día de esa fiesta le dije a mi hijo que no se fuera a ir. No me hizo caso, por andar de compinche le pasó eso”, dijo el papá de Edixon. Expresó también que siempre lo aconsejaba desde pequeño, cuando se inició a trabajar en la siembra de café. Sobre la amistad con Faustino, nunca estuvo contento pues “se la pasaba echando broma en Cubiro”.

3:00 de la tarde de este martes avisaron al papá de Edixon que su hijo estaba muerto a orillas de la carretera. No supieron explicarle lo que pasó y asegura que su hijo no tuvo nada que ver con la muerte de María.

Instagram