Impreso
cargando

Opinión | 12:02pm | | Yliana Brett

Hoy más que nunca debemos acompañar con firmeza y patriotismo a nuestro Presidente en esta batalla final por el rescate de nuestro Esequibo. En el SAREN y el SAIME motivamos a nuestros servidores públicos para convertirlos en formadores y difusores comunitarios de
los derechos que nos asisten y que ahora pretenden ser asaltados por el gobernante guyanés.

Aprovecho para dejarles referencias que avalan nuestros legítimos derechos sobre esta tierra riquísima y amada por todos los venezolanos.

1. Venezuela reclama el territorio como propio. En los mapas, el área aparece rayada oblicuamente o con la leyenda Zona en Reclamación. Sujeto al Acuerdo de Ginebra de 17 de febrero de 1966 el territorio es reclamado como parte integrante de la jurisdicción de los estados Bolívar y Delta Amacuro.

2. Venezuela considera nulo el Tratado de París de 1899 sobre la delimitación del territorio nacional. Ese despojo fue auspiciado por Estados Unidos y Gran Bretaña, países que siguen ejerciendo injerencia en el Esequibo.

3. Es una conspiración de Guyana con la petrolera Exxon Mobil. Hay un interés económico mayúsculo desde que la empresa descubrió un yacimiento petrolífero, gracias a una ilegal concesión del gobierno guyanés.

4. Rechazo de las declaraciones despectivas del presidente de Guyana que le faltaron el respeto a nuestras instituciones.

5. USA se alió con Gran Bretaña y en noviembre de 1896 llegaron a un acuerdo para hacer firmar a Venezuela el Tratado de Arbitraje en febrero de 1897. Fue un preámbulo al laudo de 1899 que dejó a Venezuela sin alrededor de 150.000 kilómetros cuadrados de territorio.

En el Tratado de Arbitraje hubo representantes de EE.UU. y Gran Bretaña, pero no de venezolanos. A partir de esa premisa, se validó la ocupación territorial británica. Fue un acto entreguista.

6. La mirada imperialista se activó al saber que al gigantesco caudal petrolero (hasta 20.000 millones de barriles) y gasífero del Esequibo, se le agregan extensas áreas de oro, diamante, bauxita, uranio e incluso coltán (mineral estratégico en la industria de telefonía y electrónica), así como fuentes de amatistas, cuarzos, jaspe, ágatas, tierras raras, talco, topacio y feldespatos, distribuidos en una extensión territorial de 159.542 kilómetros cuadrados, zona en reclamación.

En síntesis, el reclamo de Venezuela es legal y está avalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La patria llama. Yo digo ¡PRESENTE!

Instagram