Impreso
Trabajadores del ambulatorio de La Carucieña denuncian “psicoterror” +Vídeo

Lara | 3:05pm | | Yliana Brett

la carucieñaREDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE.- Carmen Zerpa, en representación de los trabajadores denunció que tanto ella como sus compañeros prácticamente están viviendo un psicoterror como consecuencia de la incertidumbre que les produce desconocer su destino laboral.

Como se reseñara hoy miércoles en la edición impresa de El Informador, vecinos del sector La Carucieña, junto a enfermeras y empleados del ambulatorio de la zona, hicieron una reunión de emergencia el martes 21 de julio,  con el director del centro asistencial, Julio Piña, a fin de esclarecer la posible conversión del ambulatorio en Hospital Materno Infantil y el traslado de personal que figura en una ‘lista negra’, la cual fue enviada a la Dirección de Salud del estado Lara.

Lo que significaría que estos trabajadores dejarían de laborar allí y pasarían a ser nómina del ente regional.

De convertirse en un centro de atención a niños, las otras cuatro especialidades que actualmente se ofrecen (cardiología, psiquiatría, fisioterapia y medicina interna) desaparecerían y los pacientes tendrían que emigrar a otros centros de salud.

Yuneida Camero, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Lara, acudió al sitio porque recibió una denuncia de parte de las trabajadoras, quienes le manifestaron estar muy preocupadas porque iban a ser puestas a la orden de la Dirección Regional de Salud y a ser distribuidas en otros centros.

Asimismo la dirección iba a contratar nuevo personal para poner en funcionamiento el recién construido edificio.  Camero señaló que se trata de abogar por las personas que quieren y merecen permanecer en el lugar. Igualmente, instó a aquellos que estén dispuestos a ser trasladados, a redactar una carta que así lo explique.

Exhortó al director del centro de salud, Julio Piña, a culminar el acondicionamiento del centro para que se pueda poner en funcionamiento este edificio, que tiene meses esperando su inauguración; además de contratar al personal necesario sin agredir a los que ya laboran allí.

“Tengo 33 años como enfermera y me siento parte de esta institución; no me han jubilado porque aún no cumplo los 55 años que dice la ley, pero es absurdo que hoy me quiera cambiar de ambulatorio. Nuestro futuro es incierto”, explicó María León.

Antonia Briceño, habitante del sector uno, manifestó que “éste es un ambulatorio de nosotros y para nosotros, no es posible que ahora lo quieran convertir en un hospital materno infantil, estamos esperando esta ampliación desde 2012, que por fin se dio, no vamos a permitir que acaben con las especialidades ni tampoco que nos hagan ir hasta el IVSS, siendo éste un centro que daría atención al sector”.

Instagram