Impreso
Escasez de alimentos sigue ‘golpeando’ sin compasión

Lara | 5:07pm | | Yliana Brett

REDACCIÓN ELINFORMADOR/Giovanny José Durán.- ¡Ay Dios!, esto cada día está peor, exclamó Marlene Ribas, quien se encontraba ayer en plena cola rogando poder alcanzar la entrada al local y comprar productos, antes de ella había unas 300 personas.

El lamento de Marlene por la escasez de alimentos de primera necesidad se escucha una y otra vez en boca de cientos de personas que aguardan a lo largo de las filas que se forman diariamente y que a su vez desnudan una realidad que está a simple vista la cual cobra fuerza cada vez más.

Para los compradores resulta un reto hacer una cola “a ver qué se compra”, pues si en un principio escaseaban algunos productos, ahora es poco lo que se puede adquirir. “La cola se hace a riesgo porque no sabemos qué hay allá adentro.

No es mentira, prácticamente estamos sobreviviendo con lo que se encuentra” dice Hugo Gutiérrez, quien estaba sentado en la acera cansado, tras permanecer de pie en una fila desde horas de la madrugada. “No hay nada”, sigue siendo la frase expresada con visible molestia. “Los productos regulados desaparecieron y cuando llegan, con las 100 personas que están por delante, se acaba y pierdes la cola.

Si me preguntas lo que falta, pues te digo que de todo, no hay nada y se va a poner peor”, vaticina Keyla Mendoza, quien con desesperanza dice que los productos básicos como harina, café, azúcar, caraota, aceite, pasta, arroz y mantequilla se han convertido en los más buscados aun cuando hace tres años atrás tenías esos alimentos en cantidad y para escoger la marca que quisieras.

Ahora continúa diciendo hay que ‘sortear’ de cola en cola para poder tenerlos en la mesa.  “Ni las bodegas ni los chinos tienen mer\BScancía, todo está pelado”, dijo.

Otra compradora, Arely Osal, comenta que ha corrido diversos establecimientos con la suerte de encontrar algunos productos y eso lo logra andando ‘del timbo al tambo’ cuando le dicen que “en tal parte” llegó cualquier producto, ahí se instala a ver qué compra.

Lágrimas en plena cola Ayer, entre la multitud de personas que decidieron agarrar el día feriado para comprar productos, estaba Luinda Guaidó.

Entre lágrimas contó que tenía una semana intentando comprar alimentos y por estar recién operada pedía que la tomaran como prioridad para evitar hacer la cola.

“Yo no me quiero colear, mire, aquí está el papel como certifica que estoy recién operada”, dijo. Eso mismo, lo expuso ante los funcionarios de la Guardia Nacional quienes le hicieron saber que no la podían pasar primero. En medio de su testimonio que captó la atención de otros compradores, uno de ellos decidió “darle la cola” y así logró entrar a comprar. La señora vive junto a sus dos hermanos quienes son sordomudos.

Situaciones como ésa están a la orden del día, y se reflejan en la supuesta cola a la que llaman “prioridad” donde, de igual manera, los adultos de la tercera edad, embarazadas y con discapacidad tienen que vivir la calamidad mientras llega el turno de comprar.

Rosaura González manifiesta el “dolor que siente al ver un país al que Dios le dio todo para ser rico, pero que desde siempre ha estado administrado por incapaces, y ahora es peor. Ya basta de culparse unos a otros y de inventar guerras económicas.  Es necesario dialogar y llega a acuerdos que se concreten en un cambio de esta realidad tan dura, que golpea sin piedad.

El pueblo debe aprender a elegir a sus gobernantes, gente que sea capaz de frenar la corrupción, incentivar la agricultura, garantizar salud, seguridad y supermercados ‘full’ para generar tranquilidad a la población.

 MERCAL Y PDVAL
Al consultar a algunos usuarios sobre los productos que ofrece la red Mercal y PDVAL muchos aseguran que es poco el alimento que se encuentra en esos establecimientos. La situación se extiende hasta los municipios foráneos de donde la gente madruga para viajar hasta Barquisimeto y comprar.

Instagram