Impreso
Reparaciones de la Uruguay han costado 14 veces más que la obra #Barquisimeto

Lara | 10:29am | | Yliana Brett

INFOREDACCIÓN  ELINFORMADOR/Zuleyvic Adriana Cuicas.-La avenida Uruguay fue inaugurada el 27 de marzo de 2003, costó 2.086 millones de bolívares (que serían 2,08 millones actualmente), según datos recabados en notas de prensa de la época, pero unos cinco meses después empezó a deformarse. En agosto de ese año, la vía colapsó por primera vez; y desde entonces ha sido sometida a seis reparaciones, en las cuales se han invertido unos 29 millones 315 mil bolívares, monto que representa un presupuesto que supera 14 veces la inversión inicial.

Este año volvió a agrietarse, y la factibilidad de la reparación definitiva de obra, que ha estado salpicada de opiniones políticas \BSpor haber sido inaugurada por el entonces alcalde Henri Falcónvuelve a estar en tela de juicio. El ingeniero especialista en obras hidráulicas Carlos Eduardo Triana cree que la avenida es reparable: La Uruguay tiene 950 metros de longitud y lo que está afectado es un tramo de los primeros 100 metros. “Pienso que hay tramos más conflictivos de la avenida, en donde pasa más agua porque su problema es el agua”, argumenta.

En cambio su colega Sergio Borgel, presidente de la comisión de infraestructura del Colegio de Ingenieros del Estado Lara (CIEL), considera que es mejor construir otra obra como un viaducto. “La idea no es politizar el problema, es un asunto estrictamente técnico; no obstante, es necesario establecer las responsabilidades del caso. El Colegio va a ser muy responsable en esto, si hay que decidir inhabilitar la avenida y construir otra cosa, habrá que hacerlo”, dice el ingeniero, quien cuestiona: ¿Vale la pena seguir gastando dinero en una avenida que no tiene remedio, cuya recurrencia de falla o deformación va a persistir?

“A estas alturas la avenida ha sufrido seis reparaciones, entre menores y mayores, y la última fue el año pasado. En éstas se han gastado más de 20 millones de bolívares fuertes, cuando apenas costó 2 millones de bolívares. Eso constituye un daño al patrimonio del país, pues pese a las obras, la recurrencia de la deformación del asfalto persiste”.

Para Borgel, una de las fallas más graves de la estructura es que se construyó un muro de tierra armada con tuberías adentro. “Ese es un error de origen muy serio, que es probablemente atribuible a quienes proyectaron la avenida. Hay un daño latente en el seno del muro de tierra propiamente dicho, hay un desplazamiento que, a mi modo de ver, va a ser continuo, indetenible y que pudiera poner en riesgo la transitabilidad de la vía y la vida de los habitantes aledaños de la zona”.

Avenida enferma
El experto en obras hidráulicas, Carlos Eduardo Triana, considera que el principal problema de la avenida es la falta de canalización adecuada de las aguas que corren sobre la superficie y debajo de ella.

“El caso de la Uruguay, es de patología de la construcción, lo cual quiere decir que la avenida es un enfermo y el ingeniero es un médico, pero debe ser un médico internista que debe leer por las grietas todo lo que ocurre en la superficie porque todo lo que pasa bajo la estructura se manifiesta en la capa asfáltica.Esa lectura debe hacerla un ingeniero avezado, con experiencia”, explica.

El jueves 9 de julio, varios ingenieros, entre ellos el presidente encargado de Hidrolara, Pedro Sánchez, expusieron en el Consejo Legislativo de Lara sobre las reparaciones a la que ha sido sometida esta importante avenida; sin embargo, Triana estima que no se profundizó sobre el problema de la falta de canalización de las aguas.

“En la intervención del Consejo Legislativo se habló del agua, pero no se puede hablar del agua en términos generales porque resulta un tema muy amplio. El agua adquiere muchas formas, cuando llueve ésta cae sobre la tierra y se infiltra a una velocidad distinta de la que va sobre la superficie asfaltada, pero si va sobre el asfalto ella se desliza sobre él buscando un sitio donde meterse”. El experto en obras hidráulicas considera que no se ha encontrado la carta de navegación que permita solventar el problema de fondo de la Uruguay, y argumenta que las obras que se han ejecutado últimamente, han estado destinadas a fortalecer la base del asfalto, pero no han canalizado todas las aguas.

“Colocaron asfalto sobre una malla y tal malla se convirtió en una esperanza, lo cual es una medida para fortalecer el asfalto superficial. Además, se abrieron zanjas para colocar tuberías y sobre eso se colocó una capa de concreto pobre, pero de nuevo fue una medida para crear una base más fuerte para soportar el asfalto”.

Luego, explica, se restituyó el muro norte que es el que está en la curva de la avenida, alrededor del cual han abierto unas seis veces unas zanjas profundas. “Este muro se ladeó, quienes caminaban por esa acera se sentían andando sobre una superficie inclinada, éste se reconstruyó, la acera ahora es horizontal. Ésta es la principal obra de las hechas recientemente, la cual tampoco contribuye al problema de organizar un sistema por donde se muevan los diferentes tipos de agua”, reitera. Triana elaboró un informe de la avenida en 2003, luego de su primera falla.

La obra fue reinaugurada en abril de 2004 y no volvió a repararse hasta 2010, cuando se registró una nueva falla en la calzada de descenso, la cual se agrietó por segunda vez y en el mismo tramo; desde entonces las reparaciones se han vuelto anuales, pero adicionalmente a la reincidencia de la falla, su frontera ha crecido.

DRENAJE FRANCES
Para canalizar las aguas de la avenida Uruguay, Triana propone la instalación de un drenaje francés que consiste en un tubo que tiene en la mitad superior huequitos. La mitad lisa de éste se mete en la tierra y encima lleva piedra picada y una tela como filtro, para que no se le cierren los huecos, después, explica el ingeniero, se le coloca el relleno que lleva la obra; pero éste sistema permite que todas las aguas realengas caigan en ese tubo.

Instagram