Impreso
Abatidos dos hampones  de la banda de ‘El Angelo’

Sucesos | 11:15am | | Ana Paredes

ANDRÉS ARAYA.- Un robo a mano armada el pasado 30 de mayo, sería el primer indicio que llevaría a los funcionarios este jueves al barrio La Nueva Lucha, en pleno oeste barquisimetano, pues el vehículo robado poseía un aparato de GPS que permitió hacer una ubicación inmediata vía satélite de la cueva de los delincuentes.
El CICPC acudió entonces a la búsqueda de los integrantes de la banda ‘El Angelo’, quienes eran conocidos en la comunidad por amedrentar a gente del sector cobrando ‘vacunas’, secuestrando a personas de zonas foráneas y por perpetrar robo de vehículos en toda la ciudad.
Alrededor de las 11:30 de la mañana, una comisión de más de diez funcionarios de la Subdelegación San Juan, llegaron al barrio Nueva Lucha, sin imaginar que en el lugar se encontrarían algo más que hampones armados.
En una zona boscosa e intrincada del barrio, en pleno cerro y matorrales estaban los sujetos ‘enconchados’, quienes habían construido una especie de tarantín para guarecerse y usarlo para cometer sus fechorías.
Los cuatro hampones de la banda ‘El Angelo’, al ver a la comisión de ‘sabuesos’ abrieron fuego contra los funcionarios, quienes respondieron al momento, formándose entonces una ráfaga de tiros que duró al menos quince minutos.
En medio del tiroteo resultaron heridos dos hombres, mientras que los otros dos se fugaron entre los matorrales. Los delincuentes heridos fueron levantados del lugar y auxiliados por un vehículo que los trasladó al centro asistencial más cercano; el ambulatorio de La Carucieña, donde llegaron sin signos vitales.
La indagación y las pesquisas en el sitio del suceso continuaron, pero más allá de hallar un simple ‘ranchito’, la policía científica encontró un campamento de tipo paramilitar, con armamentos de distintos calibres, escopetas, chalecos antibalas e inclusive granadas fragmentarias, por lo que debieron llamar a una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), para que acudiera a desactivarlas.
Puesto que los delincuentes se dedicaban al secuestro, extorsión y robos a mano armada, poseían dentro de ese campamento paramilitar gran cantidad de tarjetas de débito, crédito, así como cédulas y licencias de conducir, pertenecientes a sus víctimas.
La policía científica se encuen-
tra tras la pista de los sujetos que se escaparon en el tiroteo quienes están plenamente identificados, además de otros cuatro que se cree son el resto de la banda de ‘El Angelo’, quienes están prófugos de la justicia y solicitados por su presunta participación
en un asesinato.

7 armas de fuego fueron incautadas por los funcionarios del CICPC, entre ellas revólveres, armas cortas, largas y
una escopeta de fabricación industrial. De manera extraoficial se conoció que uno de los dos abatidos estaba implicado en un doble asesinato, mientras se perpetraba un secuestro, hecho que ocurrió en el año 2015.

Instagram