Impreso
En huelga de hambre trabajadores de Corpoelec en Carabobo

Nacionales | 8:16pm | | Ana Paredes

Foto: Cortesía El Carabobeño

Foto: Cortesía El Carabobeño

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE.- Ya no hay mecanismos de conciliación. Todos se agotaron. Los trabajadores de Corpoelec lo saben cada vez que llega la quincena y revisan el depósito de la nómina. Todos cobran por debajo de salario mínimo mientras se viola la convención colectiva vencida desde hace seis años y se espera por la firma del nuevo contrato como única salida a la crisis y a las protestas que la mañana de este lunes se agudizaron al iniciarse una huelga de hambre en Carabobo.

A las 6:00 a.m. llegaron Herles Contreras y Pablo Soto a la sede de las oficinas administrativas de la estatal en la avenida Cedeño de Valencia. Sus camisas y carnet los identifican claramente como trabajadores de la empresa. Pero esta vez no fueron a cumplir con sus funciones cotidianas. Pegaron un cartel en la pared que claramente indicaba el inicio de un ayuno indefinido, se sentaron y acomodaron unas colchonetas a un lado.

Una hora y media más tarde, cuando el personal del lugar comenzó a llegar, la mayoría les manifestó su apoyo y una asamblea espontánea se realizó. Todos coincidieron: “contrato ya” gritaban en forma de consigna.

Abel Guzmán, secretario general del sindicato, explicó que se trata de un acción emprendida en Carabobo a la que esperan se sumen otros estados. Serán sindicalistas quienes hagan la huelga de hambre para evitar más calificaciones de despidos como la que se han dado en “una arremetida de la gerencia de la empresa en contra de quienes defienden sus derechos forma de protesta”.

Crisis replicada en el servicio

Desde que el servicio eléctrico fue estatizado han sido los trabajadores quienes le han dado el oxígeno necesario. Con presupuestos cada vez más mermados el personal es el que paga los gastos mínimos para mantener operativa la distribución de la energía en el país.

Diariamente se requiere al menos mil 500 bolívares diarios para que una unidad salga a reparar una avería. Hay que pagar gasolina, hielo y cualquier reparación menor de los vehículos y con esos sueldos ya los trabajadores no pueden ayudar como antes, dijo Guzmán.

Esto significa que la crisis salarial de la nómina de Corpoelec se replica en la precariedad del servicio prestado. “Estamos en decadencia y ya nada podemos hacer”.

CON INFORMACIÓN EL CARABOBEÑO.

Instagram