Impreso
Bobareños llevan 15 días  pasando hambre

Lara | 2:36pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE./Giovanny José Durán- Muy molestos están en el pueblo de Bobare porque desde hace 15 días no llegan productos de primera necesidad a los comercios. Largas filas en vano hacen todos los días pero ayer trancaron la vía en el sector La Puerta, y exigen que los Comités Locales de Alimentación y Producción (CLAP) atiendan a todos sin preferencia.
“Aquí estamos desayunando, almorzando y cenando cambur porque no hay nada qué comprar”, dijo Xiomara Perozo, habitante de la población de Bobare, en donde desde hace 15 días no distribuyen alimentos. Por eso, en medio de una molestia que estalló desde la madrugada, los vecinos trancaron la única vía hacia el pueblo a la altura del sector La Puerta para exigir a representantes del Gobierno nacional en Lara que envíen, al menos, un operativo para calmar el hambre.
Esto da tristeza, dice la señora quien describe que el mayor dolor da con los niños y los adultos mayores, quienes no saben esperar. Cuestiona que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) no están solucionando nada, porque hay preferencia y todas las comunidades no se benefician, eso enardece más a la colectividad por lo que asegura que se mantendrá la protesta por falta de comida.
Reprocha la actuación de los funcionarios de la Guardia Nacional, quienes llegaron a dispersar la manifestación. “Se quitan de la vía porque ustedes saben como está la cosa y no va a llegar nada”, fueron algunas palabras de los uniformados, dijeron algunos manifestantes.

Viven en cola
Juana Catarí dijo que la situación que se vive en esa zona de la parroquia Ágüedo Felipe Alvarado es preocupante porque hay mucha necesidad. La especulación está a la orden del día y que un kilo de maíz blanco para preparar harina lo venden a 1.500 bolívares, mientras que una harina alcanza los 2.000 bolívares en un caserío llamado El Tigre. Allá -dice la señora- nadie cuenta con el suficiente dinero para comprar el kilo de harina por lo que les queda es “vivir en una cola” esperando a que el camión traiga algún producto. Hace 15 días un camión descargó solamente arroz pero en medio de la trifulca que se formó poco fue el que pudo comprar.

Deserción escolar
La asistencia de alumnos en las escuelas es mínima, precisamente, porque las madres no tienen comida para que los niños desayunen. “Las mamás han decidido no enviar a sus hijos porque no hay nada de comida, por eso ha aumentado la deserción escolar, es más, los profesores están desesperados porque en pleno salón se desmayan los niños porque no tienen nada en el estómago”, dice Juana Catarí.

Instagram