Impreso
El gobierno es “sordo” ante reclamo universitario

Lara | 10:05am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE./Giovanny Durán-El Comité Intergremial del sector universitario en Lara mantiene firme la decisión de manifestar el descontento en la calle a propósito de la negativa del Gobierno nacional en dignificar al trabajador universitario.
“No podemos desmayar y mucho menos arrodillarnos ante el Gobierno”, dijo la presidenta de la Asociación de Profesores de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Apucla), Déborah Velásquez, en una concentración este miércoles afuera del rectorado de la UCLA, avenida 19 con calle 8.
“No nos van a silenciar, no tenemos derecho a cansarnos” -prosiguió Velázquez- al tiempo agrega que la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) activó la Sala de Análisis, donde se analiza la situación a la espera de respuestas del Ejecutivo nacional y que no terminan de llegar.
Reitera el paro por 48 horas, hoy y mañana, durante el cual se prevé manifestaciones de calle, clases magistrales y asambleas. Asimismo , manifiestan inconformidad con el reciente aumento de 54 % al salario por cuanto no se corresponde con la realidad económica del país.
En ese sentido, Hernán Sánchez, presidente del Sindicato de Obreros de la UCLA, detalla que la canasta alimentaria está por el orden de 256.146 bolívares y un obrero con el incremento pasa a cobrar 3.400 semanales que no alcanza para comprar un kilo de carne.
La presidenta de Apucla, dijo que en un recorrido por las universidades han constatado que el deterioro se ha agravado considerablemente en la infraestructura, laboratorio, transporte, comedor, seguridad y que afecta, sin duda, la operatividad. “Si no hay universidad óptima no hay progreso”, agrega Déborah Velásquez, quien además lamenta que el profesional de la educación en el país ha alzado vuelo a otros países porque ve más oportunidad para surgir económicamente y ejercer su profesión con todas las de la ley.
En Venezuela -dice- eso no ocurre, al contrario, se quiere matar la universidad y truncar el futuro de los estudiantes.

Instagram