Impreso
Estado asegura que los CLAP no discriminan en venta de bolsas

Nacionales | 9:11am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE.-Elizabeth Dávila H.- El ministro para la Alimentación, Rodolfo Marco Torres, aseguró que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) no excluyen a los ciudadanos que se opongan al gobierno de Nicolás Maduro y que este nuevo mecanismo de distribución “es la punta de lanza del motor agroalimentario”.
Aseguró que “la oposición le tiene miedo al poder popular organizado, que le llevará los alimentos al pueblo. Seguiremos en ese proceso”.
Estas afirmaciones las hizo el ministro desde una movilización denominada “Marcha en Defensa de la Alianza del Pueblo”, que fue desde Plaza Venezuela hasta el Palacio de Miraflores, convocada por el Gobierno Nacional para apoyar al sistema de los CLAP.
Al mismo tiempo, en el este y oeste de la ciudad de Caracas, y en Guarenas, estado Miranda, ciudadanos protestaron contra la escasez de comida y la implementación de los CLAP, que impedirá la venta de productos básicos en la red de supermercados y abastos. Los manifestantes trancaron calles, exhibieron pancartas, quemaron cauchos y se enfrentaron a la Guardia Nacional Bolivariana y a la Policía Nacional Bolivariana, cuyos funcionarios dispersaron las protestas con bombas lacrimógenas y perdigones, resultando un manifestante herido en una pierna.
Marco Torres informó que el Gobierno nacional ya importó 515.000 toneladas de materia prima para productos agroalimentarios, que aseguró, “deben ser controladas a través de la distribución, a través de los CLAP”.
La máxima autoridad de los CLAP, Freddy Bernal, negó que los comités pretendieran quitarle los productos al sector privado para venderlo en las bolsas de comida de los CLAP. Aseguró que hay una campaña nacional e internacional contra los equipos de trabajo, los que considera deben estar funcionando bien para que “sean objeto de este ataque”. Sin embargo, reconoció que “aún hay colas, estamos trabajando para minimizarlas y van a ir bajando en las próximas semanas. Ya tenemos en puerto un número importante de barcos con materias primas y terminadas”.
Bernal señaló que “no estamos diciendo que los CLAP son perfectos, que todo esté resuelto, que llegarán todos los alimentos a la población, lo que decimos es que estamos en una guerra económica, que no nos vamos a dejar tumbar y que el único mecanismo para enfrentarla es el pueblo organizado”, dejando ver que para el gobierno los CLAP son un mecanismo para organizar y controlar a la población. Sentenció que “los CLAP llegaron para quedarse, dar la batalla y vencer”.
Previamente, el presidente Nicolás Maduro indicó que “todo el poder para los CLAP. Todo el apoyo para los CLAP. Todos los recursos para los CLAP. Metámonos adentro, corazón adentro. Es un gran esfuerzo pero vale la pena, porque del esfuerzo de los CLAP depende la paz y la victoria de la Patria”, en clara alusión política al suministro de alimentos a la población.
Por su parte, la diputada de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Milagros Paz, precisó que las bolsas de comida que llegan a las comunidades son insuficientes y que el gobierno además de acabar con el aparato productivo del país, acabó con la posibilidad y libertad de los ciudadanos de decidir cuándo, cómo y dónde comprar la comida que necesitan. Señaló que “la realidad es que no hay comida”, y el Gobierno ha decidido politizar el acceso a los alimentos.
La mayoría opositora de la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo en rechazo a la utilización de los CLAP como mecanismo “discriminatorio e ineficiente para distribución de alimentos”. Los oficialistas negaron que exista discriminación en los CLAP.
El acuerdo aprobado implicó la creación de una comisión especial que documentará la violación de Derechos Humanos en las protestas por hambre y creará un registro de ciudadanos que hayan sido excluidos por razones políticas en la distribución de alimentos por parte de los mecanismos creados por el gobierno, entre los cuales figuran los CLAP.

Instagram