Impreso
Sin pistas de asesinos de las jóvenes en Las Tunitas

Sucesos | 9:10am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE/Wilmary Montilla –Yelibeth Andrea González Carrillo (20) y Krisneidy Franny Perozo Perozo (19) se hicieron amigas de estudio, de risas e historias. Jamás pensaron que llegarían a “perder la vida también juntas”. Al caer la noche de este sábado, las jóvenes fueron ultimadas en la vía hacia Cordero, a la altura de Las Tunitas, zona norte de Barquisimeto. Cuerpos de seguridad “no tienen pistas” de los victimarios de este doble feminicidio.

“No me mates, por favor. Te lo suplico”, eran los gritos desgarradores de unas mujeres que irrumpieron la calma de la noche de este sábado, en el sector Las Tunitas, en la zona norte de Barquisimeto. Acto seguido retumbaron múltiples detonaciones. Dos jóvenes fueron encontradas sin vida con proyectiles en sus cabezas, minutos después de haberse escuchado las súplicas.

Yelibeth Andrea González Carrillo (20) y Krisneidy Franny Perozo Perozo (19) yacían a un lado de la vía principal que dirige hacia Cordero, en el norte. Las jóvenes al parecer fueron llevadas en un vehículo hasta esa zona, sus victimarios se valieron de la oscuridad por el racionamiento eléctrico para ultimarlas en el lugar y huir de la escena, sin ser vistos.

Sus familiares llegaron en horas del mediodía hasta la sala patológica del Hospital Central para reconocer los cuerpos de las muchachas. Yelibeth vivía residenciada con Krisneidy desde hacía más de un año por la avenida Venezuela con calle 38.

Yalitza González, madre de Yelibeth, expresó que las jóvenes se habrían hecho amigas desde que se conocieron en un Liceo de El Cují, donde estudiaron todos esos años colegiales juntas. “Ella tuvo su bebé hace tres años, y en ese tiempo estuvo conmigo, hasta hace más de un año que se fue a vivir sola”, indicó la madre de la víctima.

El padrastro de la joven señaló que la muchacha se “rebuscaba vendiendo pollo y tenía trabajos extras para tener dinero”. Aseguró que nunca se enteró si tenía problemas con alguien o con alguna pareja.
De Krisneidy se conoció que cursaba el cuarto semestre de Administración y, aunque vivía residenciada, dependía económicamente de su madre. No obstante, siempre mostró actitudes para el trabajo, pues ella había sido empleada en tiendas locales relacionadas a las loterías y también a piezas de electrodomésticos.
Sus familiares la describen como una muchacha alegre, honesta y buena hija. Su tía materna, Xiomara Perozo, señaló que la joven “siempre estaba en contacto con la familia. Nunca les mencionó de si tendría problemas con alguien ni mucho menos con hombres. Ella estaba dedicada a estudiar”, expresó la tía de la víctima.

Se rumoró que las jóvenes probablemente habrían estado en una fiesta y de allí habrían sido raptadas en un vehículo y llevadas hasta el lugar donde fueron ajusticiadas. Cuerpos de investigación continúan las pesquisas del caso.

Instagram