Impreso
En campos agrícolas pasan  24 horas sin electricidad

Economía | 10:56am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE/Rosa Andreína García-Los caseríos apartados de la capital larense en los municipios Iribarren, Crespo, Torres, Andrés Eloy Blanco, Morán y Simón Planas y con mayor frecuencia en Urdaneta tienen cortes eléctricos que van de 16 hasta 24 horas. Situación que afecta al ya tan golpeado sector agrícola, y como consecuencia aumenta la inseguridad y los equipos e implementos se dañan o comienzan a fallar.

En el municipio Urdaneta la energía eléctrica la cortan de 16 a 24 horas, esto sin tomar en cuenta alguna las necesidades de pobladores, sean productores o no; asimismo, sucede en Morán, Torres, Crespo, Simón Planas, Andrés Eloy Blanco y en caseríos de la parroquia Juares en Iribarren, siendo Urdaneta el más afectado. Así lo denunció Carlos Andrés Díaz, presidente de Confagan Lara, agregó que son más de dos mil personas afectadas.
Insistió en que el ciudadano común, así como los productores, se ven afectados a diario.

Citó como ejemplo que una bomba de gasoil se puede dañar y las reparaciones como mínimo requieren unos 300 mil bolívares, y esto les ha pasado a los pequeños y medianos productores, y a quienes en su casa tienen una pequeña bomba, mientras las autoridades, bien gracias.
“Les pedimos que tengan conciencia, que no porque estén en el paso de Baragua, en Urdaneta, en La Pastora, en Torres, El Limón, Quebrada Honda del Guache, en Andrés Eloy Blanco, Humocaro Bajo y Alto, en Morán; La Estancia, Rincón Hondo, en el municipio Crespo; y Manzanita, en Simón Planas, no por eso nos van a negrear, nosotros también tenemos necesidades”.
José Querales, productor de Urdaneta, señala que una reparación de una bomba de riego oscila entre 150 mil y 300 mil bolívares, si es algo sencillo; si se quemó, el costo supera el millón de bolívares, y una bomba nueva de medio caballo o de un caballo de fuerza sobrepasa el millón de bolívares, indicó Carlos Andrés Díaz, quien coincidió con Querales en los altos costos de reparación de equipos e implementos agrícolas, agregando que para colmo de males no hay repuestos.

Inseguridad campante
Los cortes disque programados fueron reducidos por tres horas, y en las zonas agrícolas pareciera que lo multiplican por cinco, por seis y hasta por ocho veces, pues se va por 24 horas y la inseguridad hace de las suyas. “Antes de la programación ya estos caseríos de Lara se veían muy afectados. En las pequeñas y medianas unidades de producción, los productores deben salir de madrugada y los atracos a flor de piel; mientras las autoridades, bien gracias”.

Instagram