Impreso
Abuelos de Fungevis son víctimas del hampa en Palavecino

Lara | 10:21am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE/Andrés Araya- La Fundación Gerontológica Vida y Salud (Fungevis) fue víctima del hampa por segunda vez en un año, con un hurto que se perpetró en horas de la mañana de este lunes,  cuando delincuentes arrasaron con la comida destinada para el alimento de los abuelos que diariamente acuden al sitio para su cuidado.

A primera hora de la mañana del lunes llegaron los cuidadores al recinto donde funciona este ancianato del municipio Palavecino, y poco a poco se dieron cuenta que faltaban, desde electrodomésticos hasta comida.
Marieli Saavedra, gerontóloga y vicepresidenta de la fundación, explicó que lo primero que llamó su atención fue ver que el televisor no estaba en su sitio y cuando comienzan a observar con más atención, se dan cuenta que no están las bombonas de gas y que las puertas de la despensa fueron violentadas.
“Me asomé a la cocina y rápidamente me di cuenta que faltaban kilos de arroz, harina, azúcar, café, pasta y todo lo que aquí teníamos para alimentar a los abuelos. Se llevaron también algunos enseres pero el televisor lo dejaron tirado cerca de la pared porque no pudieron cargar con él”, detalló.
Saavedra explicó que ellos no cuentan con ayuda del Gobierno nacional ni regional, por lo que son autogestores. “Todo el alimento que teníamos es por las mismas donaciones de familiares o algunas empresas como la pollera Proagro, que saben que no contamos con grandes recursos”, manifestó.
Todos los días, los 24 abuelos acuden de 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m. a la casa de espacios abiertos en el sector Chorobobo, en medio de aire puro, árboles, una yegua y un perrito que fungen como terapias naturales para la salud mental y física de los viejitos.
Apenas llegan, los gerontólogos ubican a los ancianos en un espacio para que hagan ejercicios, de la mano de un terapeuta. Posteriormente comienzan las actividades para potenciar las habilidades cognitivas que con la edad se van perdiendo.
“Antes se les daba a los abuelitos su desayuno, almuerzo y una merienda, pero ahora con esta crisis alimentaria, hemos optado por decirle a su familia que los traigan desayunados o que les manden una vianda con su comida. Después de comer comienzan a hacer actividades especializadas y de acuerdo a sus necesidades, pues algunos tienen Alzheimer, arterioesclerosis pero otros sólo enfermedades como diabetes o hipertensión”, informó Saavedra.
Si alguna emergencia médica se presenta, los abuelos cuentan con personal enfermero capacitado que puede brindarle primeros auxilios, pero si la situación llegara a empeorar, se tiene la disposición de una ambulancia de la empresa Proagro, quienes se han puesto a la orden para cualquier traslado hasta el Centro de Diagnóstico Integral del sector Coco ‘e Mono incluso hasta el ambulatorio de Cabudare.
Saavedra informó que tienen planeado efectuar diversas actividades en el segundo semestre de 2016, con la finalidad de recolectar fondos para todo lo que los abuelos necesitan y también para reunir el dinero que hace falta para comprar la bomba de hidroterapia que tenía la piscina y que en diciembre de 2015 fue robada, a pocos días de haber sido donada por la Alcaldía de Iribarren.

Instagram