Impreso
Falta de harina y azúcar ameneza a panificadoras en Barquisimeto

Lara | 10:00pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE-Andrés Araya-La paralización de la planta azucarera del estado, aunado a la falta de harina de trigo, ha hecho que la producción en panaderías se vea aún más golpeada. Asimismo los pequeños artesanos del trigo son los más vulnerables porque en su mayoría no poseen código SADA, que les da acceso a la venta directa por parte de los molinos.

Ante la falta de insumos, las panaderías artesanales han debido fraccionar la producción y vender su mercancía una o dos veces al día, por lo que son frecuentes las colas a las afueras de los establecimientos. Además, algunas de ellas han debido poner rejas y atender a través de ellas como medida de seguridad, ante intentos de saqueo que se han suscitado en las últimas dos semanas.

Como lo explica Fernando Moreira, presidente de la Asociación de Industriales de la Panadería en el estado Lara, los pequeños panaderos son los más vulnerables ante la escasez de productos que ha golpeado tan fuertemente a este sector, pues las grandes panaderías tienen abierto el código de la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), en varios molinos, como Monaca, Cargill y La Lucha, pero los pequeños productores no.

“Actualmente los molinos no están aceptando nuevos suscriptores al Sistema Integral de Control Agroalimentario (SICA), pues a duras penas se dan abasto para los que ya estamos adscritos. Esto cierra aún más las posibilidades para los panaderos artesanos pues deben acudir a revendedores e ingeniárselas para conseguir lo necesario para trabajar”, informó.

Javier Sánchez, encargado de una panificadora en la carrera 23 con calle 31 del centro barquisimetano, explicó que los molinos han reducido progresivamente los despachos, al tiempo que alarga los tiempos para que sean entregados, debido a la escasez existente. “La falta de trigo ha hecho que esto suceda, antes nos despachaban 50 sacos mensuales o quincenales si uno los pedía, ahora nos mandan 20 o 25 cada dos meses y azúcar no hay, es fuerte la situación”, detalló.

Señaló que ellos han estado a punto de bajar la santamaría, pues la falta de azúcar tenía muy limitada la producción. “Fue esta semana que logramos comprar unos poquitos sacos de azúcar y así reactivar la venta de pan dulce. Antes nos dedicábamos solo a eso, pero ahora hemos tenido que hacer pan de hamburguesas, de perros calientes, de sándwich y todo lo que nos produzca algo de ganancias, nos hemos reinventado”, informó.

Se conoció que algunos panaderos artesanales están pagando de 50 mil a 60 mil bolívares por saco de harina de trigo revendido y entre 70 mil y 80 mil por cada saco de azúcar, lo que inexorablemente eleva los precios de venta al público en panificadoras y panaderías artesanales.

Instagram