Impreso
Papá fuera de serie

Actualidad | 10:20am | | Maria Fernanda Torres

Milagros Gutiérrez.-  A simple vista parece un hombre rudo, de esos que aguantan el dolor de las agujas que han marcado su piel, infinidad de veces; aunque al verlo a sus ojos, color azul clarito, y escucharlo hablar de su hijo, transmite la ternura que conoció el mismo día que nació Pedro Samuel, ahora, su motivación de vida.

Ante el mundo fue presentado como Pedro Ramón Acosta; sus ‘panas’ tatuadores y seguidores lo conocen como Pedro Tatto, pero su tesoro de seis años le dice “papi”, la denominación más sublime que define su principal propósito de existencia: ser un padre ejemplar.

Con 39 años de edad, el tatuador nacido en Maracay, goza de la fama que va de Barquisimeto a Holanda; siete países europeos han sido testigo de las pieles que ha marcado con su arte realista e impresionista, luego de una búsqueda artística que coincidió con sus inicios en la paternidad. Quizá, Samuel, era la inspiración que le faltaba para saltar al prestigio y cumplir sus expectativas dibujadas hace dos décadas.

Si bien, el oficio de Pedro es un poco inusual, no ha interferido en su rol como papá, ese que ejerce con entusiasmo al ver películas en el sofá con Samuel, o jugar un torneo de básquet en el patio, la pasión compartida por ambos. Sin duda son esos, los pequeños y perpetuos momentos que lo hacen confesar con la voz  quebrantada: “No puedo vivir sin mi hijo”.

PEDRO ACOSTA - SEGURITA (10)

-¿Qué tipo de hijo es Pedro Samuel?

Él es muy gracioso, tiene bastante facilidad para hacer reír a quienes estén a su alrededor. Además es inteligente y le gusta mucho la matemática.

-¿Qué clase de papá se considera?

Respetuoso, responsable y exigente. Le digo Samuel que haga las cosas correctamente y que sea disciplinado en sus deberes.

-¿En qué se parecen?

Físicamente en todo (risas), también tenemos un carácter muy similar, porque se enoja muy rápido. Ambos somos buenos socializando, compartimos el gusto por el básquet y el arte, de hecho, al preguntarle qué vas a ser cuando estés grande, responde: tatuador. Le agrada hacer lo que a mí también.

-¿Qué los diferencia?

A Samuel le encanta viajar, mientras yo lo hago por obligación -de estar en cierto lugar- para trabajar. Lo más contradictorio es que a él le fascina el reguetón, hasta se sabe las letras de memoria, en cambio a mí me agrada más el silencio; si escucho algún género es rock suave. Igual cargo su música preferida en mi carro, aunque a veces cambio el disco por Zapato 3, que también le gusta.

-¿Cómo le ha marcado la piel ser papá?

Ha hecho de mí otra persona: ahora soy 100% responsable y abnegado para darle una mejor vida a mi hijo, esa es la meta principal; que tenga una buena educación y las oportunidades que yo no tuve.

-¿En qué cambió su personalidad?

Tomo las cosas como obligación y soy más precavido. Además, cuando vi por primera vez a Samuel, conocí la ternura; no la había vivido en carne propia, es ese sentimiento que te hace hasta llorar.

-¿A qué ha renunciado por la paternidad?

Comodidades y algunos lujos por la parte económica; también a ciertos entornos sociales, fiestas, convenciones de tatuaje y estudios para pasar tiempo con mi hijo. Y todo ha valido la pena.

-¿Cómo se la llevan su oficio como tatuador y papá?

Perfectamente, la paternidad me inspira a hacer bien mi trabajo. A veces es un poco extraña la interacción con la sociedad y su entorno, porque es un oficio poco inusual; algunos niños me ven con curiosidad y los papás se han ido adaptando al estilo.

-¿Qué le dice a los más conservadores?

Las apariencias engañan.

-¿Cuáles valores le ha ‘tatuado’ a su hijo?

La disciplina y el respeto hacia las otras personas.

-¿Qué extravagancia ha hecho como padre?

Una vez, querían que me colocara un disfraz de ex presidiario en una fiesta de niños para competir con otros papás. Finalmente, me dejé disfrazar por mi hijo.

-¿Qué desea para Samuel?

Deseo que sea una persona responsable y que haga lo que le gusta; por eso compartimos muchas cosas y siempre hablamos, así lo escucho y lo guío. Él me cuenta hasta de sus novias (risas), yo le he dicho que lo correcto es tener sólo una. Trato de aconsejarle lo mejor.

-¿Tiene algún tatuaje dedicado a él?

No. Pienso que las personas que quiero hasta el infinito, por las que incluso puedo dar la vida, no las marcaría en mi piel, porque los llevo dentro de mí. Es mucho amor para que cualquiera lo vea.*

Paternidad en micro

-Una comiquita o serie:

‘El Chavo’, disfrutamos mucho verlo.

-Una comida:

La pasta.

-Un viaje:

España.

-Una gracia:

Su cara al llorar sin motivo.

-Una anécdota:

Cuando Samuel estaba pequeño y no sabía hablar bien, trataba de decirme “papá estás barrigón”, pero se escuchaba “papá maicón”. La gente se sorprendía porque pensaba que era un insulto. (Risas)

PEDRO ACOSTA - SEGURITA (5)

 

 

Samuel es muy detallista, por eso me ha enseñado a proceder correctamente en cualquier situación, pues está fijamente viendo a su padre. Yo soy su reflejo, su ejemplo”. Pedro Acosta

 

Instagram