Impreso
Comerciantes hacen “milagros” para mantener puestos de comida

Lara | 9:40am | | Wendy Lucena

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE./Fraymar Pagua-Comerciantes han tenido que recurrir a revendedores de alimentos para continuar trabajando, mientras que los comensales sólo compran los menús cuando les cancelan el bono de alimentación, de acuerdo con un sondeo efectuado por EL INFORMADOR.

Comerciantes dedicados a la venta de menú ejecutivo dicen que hacen “milagros” para encontrar los alimentos necesarios para preparar las comidas. Desde el arroz, la pasta, hasta vegetales como la papa y la zanahoria, se les ha puesto cuesta arriba conseguir a los comerciantes.

“Hacemos realmente milagros para encontrar los alimentos y mantener el negocio de venta de comida. Nos ha tocado recurrir a revendedores y comprar un bulto de arroz hasta por 30 mil bolívares y en consecuencia aumentar el menú a Bs 2.000” comentó Raúl Ollarvez, quien tiene un puesto de comida en un centro comercial del centro de Barquisimeto.
Lisbeth Alvarado, encargada de un puesto de comida, destacó que mantenían relaciones con la empresa para el abastecimiento de salsas para el comercio, pero desde hace aproximadamente mes y medio no abastecen. “Conseguir las verduras también está difícil, en Mercabar no se consigue con la misma frecuencia” destaca.
A pesar de contar con Registro de Información Fiscal (RIF) que les permite comprar en diferentes distribuidoras de alimentos de la ciudad, los encargados de los puestos de comida denuncian que no han encontrado alimentos para elaborar los menús. ¿Los anaqueles “están pelados?, preguntamos, y nos dicen que no hay mercancía por lo que debemos comprar los productos con sobreprecio a revendedores, porque este es nuestro único ingreso” destacó Eduardo López.
Dependiendo del sitio, los menús pueden encontrarse entre 1.500 y 2.300 bolívares. “Hace una semana teníamos el plato a Bs 1.700, pero compramos la pasta a revendedores y aumentó a Bs. 2.000 para poder ganarle algo” comentó Gregoria Fernández, quien tiene 10 años con su negocio, ubicado en el centro de la ciudad.

Pollo cariñoso
A pesar de que el Gobierno nacional aumentó el precio del kilo de pollo en mayo pasado a Bs. 850, los comerciantes aseguran que nunca los encuentran a ese precio sino que el valor oscila entre 1.800 y 2.500 bolívares el kilo.
“Yo soy distribuidor y encuentro el pollo a Bs. 1.800, lo vendo al menos en Bs. 2.000 a los comerciantes, y a escondidas como si vendiera algo malo, porque si los guardias nacionales pillan a uno, no es que lo meten preso, sino que nos llevan la mercancía y es peor” comentó un señor quien prefirió no identificarse, pero contó que debe hacer la distribución en moto.

Compran una vez al mes
Para los consumidores tampoco es fácil la situación, aseguran que compran un menú ejecutivo una vez al mes cuando ven que en sus neveras ya no hay nada. “Gasté 4.500 en tres platos de comida para cuatro personas. Lo hago una vez al mes, sólo cuando pagan los tickets de alimentación, porque con sueldo mínimo, comer en la calle se vuelve un lujo, destacó Rodrigo Díaz, mientras almorzaba con su esposa y sus dos hijos.
Mientras, Carmen Rodrí-
guez, dice: “a veces me da dolor comer en la calle, pero si no lo hago, no como. En la casa me faltaba la pasta y el arroz, pues debí gastar Bs. 2.000 en el menú de hoy y darle a mis hijos para que comieran por la calle, porque ni ‘bachaqueados’ encontramos esos productos”.

Instagram