Impreso
Yulimar Rojas desafía a Ibargüen con un salto de 15,02 metros

Deportes | 11:57am | | Maria Fernanda Torres

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE.- La discípula del cubano Iván Pedroso debutó con un nulo pero en el segundo turno tomó el mando con 14,53 (y viento ilegal de 2,1 m/s) y ya no abandonó la cabeza de la prueba. La discípula de Iván Pedroso fue progresando hasta terminar con esos 15,02 -con viento legal- que la acercan mucho a Ibargüen.

La carrera estelar del meeting, los 800 metros masculinos, arrojó una nueva victoria del bosnio Amel Tuka, ganador también el año pasado, medallista de bronce en los Mundiales de Pekín y líder mundial de la pasada campaña con una marca de 1:42.51.

Tuka sacó a relucir su formidable remate para batir con un tiempo de 1:45.23 a dos ochocentistas de renombre, el burundés Antoine Gakeme, subcampeón mundial en sala este mismo año, que llegó una centésima después, y el etíope Mohamed Aman, campeón mundial en Moscú 2013, doble campeón mundial en pista cubierta en 2012 y 2014, que fue tercero con 1:45.62.

En 100 metros, Bruno Hortelano revolucionó la velocidad española al batir dos veces en una hora el récord nacional, primero con 10.08 y luego con 10.06, rebajando en 8 centésimas la plusmarca nacional anterior de Ángel David Rodríguez.

No obtuvo la victoria -le batió el iraní Hassan Taftian con récord personal de 10.04-, pero Hortelano se erigió en protagonista de la reunión madrileña al convertirse en el atleta español más veloz de la historia.

La española Ruth Beitia consiguió su tercera victoria consecutiva en Europa al dominar la altura con un salto de 1,93 metros. Venía de ganar en las dos últimas reuniones de la Diamond League (Oslo y Estocolmo), y prolongó aquí su racha vencedora en un nuevo mano a mano con la italiana Alessia Trost, que este mismo año había derrotado a la cántabra aquí en Madrid, en pista cubierta.

Doble campeona de Europa y medallista de bronce mundial, Beitia se quedó sola en 1,93 con Trost, subcampeona de Europa bajo techo en 2015. Ninguna de las dos pudo luego con los 1,95, pero la española venció por menor número de nulos.

Orlando Ortega, plusmarquista español de 110 m vallas con 13.12, se quedó a cinco centésimas de batir su marca, pero le bastó para derrotar por 20 al alemán Gregor Traber.

El costarricense Nery Brenes, campeón mundial de 400 en sala hace cuatro años, se va de Madrid con una victoria y la mejor marca de su vida -44.60-, que le abre las puertas de los Juegos de Río. En la final B, el colombiano Anthony Zambrano, de 18 años, venció también con récord personal (46.03).

Instagram