Impreso

Policías estadales renuncian a sus cargos por bajos salarios

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE/Andrés Araya.-   Un total de 161 funcionarios de la Policía del estado Lara han dejado de trabajar en el cuerpo de seguridad durante el primer semestre de 2016. De este número 110 policías han decidido dejar su puesto de trabajo para dedicarse a otras actividades, 56 han sido destituidos por prácticas deshonrosas al uniforme y unos cinco han migrado hacia la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Luis Rodríguez, director de Polilara aportó la información, enfatizando en que no depende de él decidir cuál será el salario final de un funcionario, sino que es una ley emanada del despacho del Ejecutivo nacional la que dirá cuánto ganan los policías nacionales y regionales.

Sueldos bajos y pocos beneficios podría ser lo que han llevado a estos funcionarios a dedicarse a otras actividades que les produzcan ingresos. Sin embargo, y de acuerdo a la información aportada por Rodríguez, un oficial de Polilara tiene un sueldo básico mensual de Bs. 24.855 más el bono de alimentación, el cual alcanza los Bs.13.000.

Sin embargo, policías del estado Lara quienes fueron encuestados fuera del comando central, difieren de las cifras oficiales, pues aseguran que la migración a la PNB y el abandono del cargo por parte de estas 110 personas, responde a que los sueldos son mínimos. “Nosotros los policías rasos estamos ganando Bs. 6.500 por quincena, o sea Bs. 13.000, más los Bs. 6.700 de bono de alimentación, no alcanza para nada, si uno no tiene una segunda entrada no puede ni mantenerse a sí mismo”, detalló uno de los funcionarios.

Otro de los encuestados sostuvo que quien trabaja para los cuerpos de seguridad del Estado, lo hace porque le gusta o porque de alguna manera le satisface, pues en todos lados los sueldos son bajos. “Esto no sólo sucede en Polilara, en la PNB también, lo que pasa es que ellos tienen mejores beneficios, pero somos mal pagados. En Polilara el bono de riesgo es de Bs.
6.000 cada tres meses, eso no paga nuestra vida si nos matan”, dijo.

El director Rodríguez explicó también que en lo que va de año, hubo nuevos enrolamientos. “Hemos recibido a 94 nuevos funcionarios por proceso ordinario y 29 por extraordinarios, luego que superaran los requisitos y la evaluación de tres meses continuos”, detalló.

Adelantó que en los cuerpos policiales se encuentran a la espera de la promulgación de una ley, con más beneficios y salarios acorde a la inflación.

Hacinamiento continúa
El director de Polilara también informó que ha incrementado el hacinamiento en los calabozos del comando central y comandancias, el cual supera 400% de su capacidad.

“Estos calabozos del comando central fueron construidos para albergar a un máximo de 200 detenidos; pero acá tenemos 1.115, si por nosotros fuera los trasladamos, pero todo es un proceso y cada vez tenemos más y más privados de libertad.

Es necesario que el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario (MPPSP), ponga manos a la obra y se puedan agilizar los traslados”, explicó.

El problema del hacinamiento no sólo radica en la cantidad de presos, sino en que una gran porción de la plantilla de policías debe ser destinada al cuidado de los privados de libertad. “Estamos hablando de 2.400 funcionarios que debemos sacar de las calles para que hagan labores que no les corresponden”, aclaró.

Explicó que los 2.400 funcionarios de Polilara deben también estar presentes cuando se hagan traslados hacia los tribunales, fiscalías y prestar las pocas patrullas operativas que tienen y por ende, se descuida el patrullaje en las calles y comunidades.

PATRULLAS
Los polilara también luchan contra la baja en el parque automotor, pues poco más de 50% de sus patrullas y autos están parados por falta de cauchos, baterías y repuestos, debido a la escasez de refacciones que hay en el país.

TV – ElinformadorVe

Instagram