Impreso
El venezolano come 70 % menos arepa

Economía | 9:53am | | Ana Paredes

ROSA ANDREÍNA GARCÍA.- Sobre la situación del maíz blanco que es la principal materia prima para la fabricación de la tradicional harina precocida, el profesor Werner Gutiérrez, ex decano de la Facultad de Agronomía – Universidad del Zulia, explica que en el caso venezolano tradicionalmente, “gracias al esfuerzo del sector agrícola privado, y con un apoyo del Gobierno de ese entonces, y en los años 80 el país venía mostrando un rendimiento progresivo por hectárea en dicho rubro. Y eso nos llevó que a partir del año 1998 logramos autoabastecernos de maíz blanco, lo que logró un avance importante, pues la arepa es la tradicional fuente de alimento en Venezuela, y eso fue muy importante porque ahorró divisas al país”.

Sin embargo, detalló que a raíz de la llegada del Gobierno de Hugo Chávez, se comienzan a dar una serie de cambios en la política agrícola, y nace a partir del año 2003 el control de precios. Y a partir de allí uno de los primeros rubros que controla es el maíz a nivel de productor, y con ese paso se puso la cosa difícil para los agricultores porque comienzan a fijar precios a las cosechas por debajo de los costos de producción, quizás los primeros años no se notó tanto porque Venezuela no había entrado en esa onda de inflación que se vive desde los últimos 10 años. Y esa inflación generó que los costos de producción sean cada vez más altos y se comienza a desestimular el aparato productivo, además de ello se suman las expropiaciones de tierras, la inseguridad jurídica en los campos venezolanos. Y particularmente a partir 2010 la expropiación de Agroisleña y dejan de tenerse acceso a los insumos agrícolas.

Gutiérrez insistió en que al caer la producción interna dejamos de satisfacer las necesidades del mercado venezolano, y caemos en un proceso de importación, hasta cierto punto el Gobierno permitía a la agroindustria nacional que realizara las importaciones. Sin embargo, en los últimos años el Gobierno se ha reservado a través de casa las importaciones”. El especialista indica que lo sucedido es que a partir de 2013 – 2014 comienzan a caer los precios petroleros y el Gobierno pierde el acceso a divisas y comienza a caer la producción, lo que se traduce en menos producción, menos importación y menos oferta de maíz blanco en la agroindustria. Estima que este año el consumo de harina precocida caiga 10 kilos por persona, en los últimos años el consumo per cápita era de 35 kilos.

Producción en picada
El otro fenómeno es que el Gobierno nacional a partir de Hugo Chávez pretende ser transformador y distribuidor de alimentos e instala una serie de plantas procesadoras, plantas – dijo – que hoy lo hacen ser dueño de 50 % de la capacidad instalada de harina de maíz y lastimosamente no están produciendo. Y Polar que tiene 48 % de la producción, está a máxima producción cuando se le da la materia prima, pero el Gobierno no produce la mitad y por eso la escasez actual en el mercado venezolano.

Indicó además que el mercado nacional para autoabastecerse necesita 4 millones de toneladas año. En el caso de maíz blanco la producción debería estar en 2 millones 200 mil toneladas, y esas cifras se dieron hasta 2007 – 2008, y luego comienza a caer, hasta el punto; citó que en 2015 la producción de maíz amarillo y blanco fue de un millón 244 mil 250 toneladas, lo que significó una caída de 30 % con respecto a 2014.

Precios injustos
El especialista en materia agrícola expresó que algo más grave es que desde el año 2015 no solamente se viene reclamando precio justo, y que efectivamente hace poco el Gobierno anunció un precio de Bs. 96 por kilo, precio que más o menos logra satisfacer las peticiones de los agricultores, sin embargo, la siembra maíz de este año que, según el Gobierno debió superar las 650 mil hectáreas, estima que difícilmente la superficie de siembra, “aunque es muy temprano para decirlas” deberían estar alrededor de las 400 mil hectáreas, porque Portuguesa logró sembrar 70 % de lo estimado, Barinas no llegó al 50 % y Guárico, que está sembrando en estos momentos no llegará a 50 %. El profesor Gutiérrez enfatizó que “esto significa que las proyecciones del Gobierno no se van a cumplir y este año será nuevamente difícil para el sector maíz, y para el resto de agricultura.

La escasez de alimentos comenzó hace tres años por los estados fronterizos Táchira, Zulia y Apure, en aquel entonces se decía que era porque el alimento salía a Colombia por la frontera, y hoy las marcas que se consiguen son colombianas y en Bs. 1.200 y Bs. 1.500, mientras que a la industria nacional está regulada a Bs. 190, lo que no se entiende por qué el gobernador Arias Cárdenas auspicia está competencia desleal con la agroindustria nacional.

Instagram