Impreso
Asistencia a consultas de prevención disminuye 35% en Barquisimeto

Salud | 9:17am | | Ana Paredes

FRAYMAR PAGUA.- Aunque prevenir no es parte de la cultura del venezolano, al menos en materia de salud siempre acude a consultas médicas específicas. Sin embargo, en los últimos tres meses ha habido una disminución inclusive en centros asistenciales por autogestión, donde los servicios son más económicos.

Directores de los ambulatorios y hospitales se lo atribuyen a que los barquisimetanos están enfocados en la adquisición de alimentos. En al menos 35% ha bajado la asistencia de pacientes a las consultas preventivas.

En el Hospital Rotario, al oeste de Barquisimeto, hasta el año pasado eran atendidos 450 pacientes diarios y ahora sólo se reportan entre 150 y 300, dijo Rubén Luna, gerente general del referido centro asistencial.

Mientras que en el ambulatorio Bartolomé Finizola, al este de la ciudad, actualmente son atendidos diariamente al menos 40 pacientes, cuando a comienzo de año acudían en las diferentes consultas hasta 80 pacientes por día, reportando un descenso entre el 30 y 50%, calculó Roberto Parra, personal administrativo.

No obstante, las consultas por emergencia, pediatría y ginecología son las que se mantienen con un promedio alto de pacientes diarios, mientras que medicina familiar, nutrición y dietética, psicología, entre otras, han disminuido considerablemente por tratarse de medicina preventiva.

El precio de una consulta médica especializada, en estos centros de atención primaria oscila entre 800 y 2.000 bolívares.
En el Centro de Salud Cooperativa ‘La Salle’ en Barrio Unión, la situación no pinta diferente. Diariamente atiende al menos a 40 personas, cuando antes podría tener en cola hasta 80 personas esperando su turno para pasar a consulta.

La disminución considerable de pacientes se observa en el Instituto de Otorrinolaringología y de Cirugía Facial, ubicado al lado del Hospital Luis Gómez López, donde a comienzo de año los pacientes debían esperar hasta un mes por una consulta y ahora son atendidos la semana siguiente y hasta el mismo día.

Priorizan la comida

Octavia Vásquez aseguró que hace un mes tenía Bs. 2.000 para acudir a la consulta de medicina interna en un centro de Cecosesola en Pueblo Nuevo, pero cuando iba camino a la cita vio una cola para comprar harinas y mantequilla y prefirió bajarse y comprar comida.
“Afortunadamente iba a control médico, no tenía dolencias y por eso decidí gastar el dinero en harina”.

Rosa Lucena acompañó a su hija a la cita médica con la ginecóloga y aseguró que acudieron por una emergencia. “Vinimos al Ambulatorio Finizola, porque la consulta es más económica. En una clínica del centro cobran Bs. 5.500. Aun cuando estamos pagando Bs. 1.500 nos costó reunirlos porque hay otras prioridades”, destacó.

Dilcia Rojas dijo que llevó a su hijo al pediatra porque la consulta es económica comparada con otros lugares y porque “los niños requieren revisiones y controles importantes, se trata de mi hijo, cuya salud no es un juego”.

A nivel de emergencia es cuanto más pacientes son atendidos. En el Centro de Salud La Salle, al menos 18 pacientes acuden a auscultarse diariamente. “Existe la mala creencia de que hay que acudir al médico cuando se siente dolor y ahora en crisis esa concepción está más arraigada”, asegura la doctora Belinda Ochoa.

Instagram