Impreso
Hallan dos cadáveres en medio de un zanjón de la carretera vieja a Carora

Sucesos | 2:48pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE./Celso Pineda-Dos cadáveres fueron hallados la tarde de este lunes en un zanjón del kilómetro 14 de la carretera vieja a Carora. Uno de los cuerpos sin vida correspondía a un hombre que estaba desaparecido desde el pasado sábado en la noche.

La última vez que vieron a Fredlyn Alfredo Colmenares (37) fue el sábado a las 8:00 de la noche, cuando dejó en su casa a un compañero del equipo de softbol Los Horcones, en el cual había jugado ese día en el estadio de Ruiz Pineda. Esa noche no llegó a casa, algo inusual en él porque siempre estaba atento a su esposa y sus dos hijos, con quien residía en la comunidad 5 de Julio. La angustia incrementó porque después de las 9:00 caía la contestadora del teléfono cuando lo llamaban.

El domingo familiares y amigos lo buscaron por distintos centros médicos de la ciudad, pero no dieron con su paradero. Su esposa y sus cinco hermanos empezaron a pensar lo peor este lunes en la mañana cuando consiguieron desmantelado su vehículo Malibu, color vinotinto, en la autopista Circunvalación Norte.

A partir de ese momento en por lo menos seis vehículos amistades y parientes iniciaron una larga búsqueda por las orillas de la carretera vieja, donde les informaron es común que arrojen cadáveres. Nunca perdieron la esperanza de que apareciera vivo en otra parte, hasta las 4:00 de la tarde, cuando uno de los grupos encontró su cadáver en medio de una quebrada seca, estaba al lado de otro cuerpo sin vida.

“Tanto que le dije que tuviera cuidado cuando montara gente al carro”, expresaba su esposa, debido a que Fredlyn solía pegar el cartel de libre y hacía carreritas en sus tiempos libre para tener ingresos extras, por lo apretada que está la situación. Con el Malibu llevaba cinco meses y lo había comprado gracias al dinero que recibió cuando se retiró de una empresa en la zona industrial donde laboró por muchos años. Recordaron que su pasión era el softbol, tanto así que jugó muchos nacionales vistiendo la camiseta de la selección de Lara.

Sus familiares indicaron que una persona deportista y sana como era Fredlyn, no merecía morir de esa manera. “Dios se tiene que hacer cargo de las personas que hicieron eso”, susurraron los primos.También indicaron que no conocían a la otra persona que estaba muerta, se trataba de un joven flaco, moreno, cabello corto, que usaba pantaloncillos marrones, franela blanca y cargaba sandalias.

Tenían un trapo amarrado en la boca, y al parecer le propinaron una golpiza antes de asesinarlo; su edad oscila entre 20 a 25 años. Fredlyn –por su parte- cargaba puesto el uniforme de jugar softbol y zapatos deportivos. Era un hombre corpulento, su estatura oscilaba entre 1.80 metros aproximadamente.

En el sitio no se encontraron casquillos de bala, por lo cual hace presumir que ese fue el sitio de liberación; es decir los asesinaron en otro sitio y arrojaron los cuerpos allí.

Instagram