Impreso
Sistema hidráulico Río Tocuyo-Las Huertas está abandonado

Lara | 8:07am | | Ana Paredes

CAROLINA MOSQUERA.- Desde el año 2000 se comenzó a hablar de un proyecto que tenía varios años redactado. La iniciativa tenía como finalidad el riego de 1.600 hectáreas correspondientes al sistema Río Tocuyo-Las Huertas-La Otra Banda, zonas de tierra xerófila que siempre han dependido de las aguas del río Morere para mantener sus cultivos, este gran proyecto fue denominado por los torrenses como el Sistema de Riego Río Tocuyo-Las Huertas, cuyos tanques principales se ubicarían en los terrenos donde funcionaba la Hacienda San Pedro, en la parroquia Camacaro, municipio Torres.

Ramón Rojas, quien durante el período año 2000-2002 se desempeñó como gerente general del Sistema Hidráulico Río Tocuyo, explicó que el proyecto fue redactado a principios de 2000 y cinco años después se empezó a ejecutar. Para la fecha tenía un costo de 20 millones de dólares y la mitad de la suma fue aprobada por el Gobierno nacional a principios del año 2002, dinero que él recibió del Banco Central de Venezuela en su gestión, pero que no ejecutó porque renunció días después de recibir la partida.

Se tenía previsto invertir 10 millones de dólares en la primera fase del proyecto, que consistía en cuatro sedimentadores, un sistema de rebombeo que trabajaría con cuatro motores y una chimenea, pero esta última fue modificada por un tanque de 5 millones de litros para distribuir agua a la población de Río Tocuyo y a productores de la zona cercana.

Los caudales que aportarían agua hacia este gran proyecto serían el embalse de Atarigua, con 500 litros por segundo; el río Curarigüita con 350 litros y entre los pequeños tributarios 300 litros más para obtener 1.100 litros por segundo, detalla.

El proyecto también requería de una subestación de electricidad -afirmó Rojas- porque Corpoelec no podía ofrecer garantía de servicio por tratarse de una demanda muy alta de energía que pudiese haber dejado a Carora sin fluido eléctrico.

La segunda fase de la propuesta consistía en ampliar la red de distribución de Aregue, parroquia Chiquinquirá, hacia las Palomitas y San Félix, ubicado en la Otra Banda parroquia Altagracia; el cual contaría con un sistema de monitoreo digitalizado para mantener un control absoluto sobre el agua enviada a través del sistema de riego.

Habla un trabajador

En 2005 cuando se inició la primera fase del proyecto, Jesús Salazar laboró en la obra conjuntamente con otras 40 personas entre obreros e ingenieros, trabajaban en la que era considerada una de las obras más importantes de la zona, que contaba con la aprobación del presidente de la República, Hugo Chávez.

Comenta que era mucho el material de construcción que entraba a la hacienda San Pedro, entre éstos la tubería de concreto, no recuerda con precisión si era de 18 ó 36 pulgadas, pero sí que instalaron 300 metros, además del tanque de 5 millones de litros de agua así como los segmentadores y canales por donde entraría el agua para iniciar el proceso de riego de las 1.600 hectáreas de tierras que por años han sido afectadas por la sequía. La primera etapa, precisó, se trabajó durante 18 meses y la segunda etapa 1 año y 4 meses para finalmente paralizar la obra a mediados de 2007.

“Trabajé sólo en la primera etapa. No me quisieron renovar el contrato porque denuncié a través de los medios de comunicación las irregularidades en la distribución de materiales; muchas personas de Río Tocuyo se beneficiaron con la venta de cemento que era de esta obra”, aseguró Salazar quien dijo que por más de un año estuvo encargado de las cabillas en la obra.

También denunció que 15 días después que recibieran cuatro motores para el sistema hidráulico se los volvieron a llevar sin que hasta la fecha alguien explique por qué la obra se paralizó, ni mucho menos qué pasó con estos motores.

El sábado pasado, junto a algunos habitantes de Río Tocuyo, EL INFORMADOR hizo un recorrido por la obra y se constató de acuerdo con los gráficos que no hay cerca perimetral, fallas en el tendido eléctrico, maleza y un tanque agrietado. Con tristeza personas de la zona mencionan que esto es lo único que ha quedado de una obra que tuvo una inversión de 10 millones de dólares, según el ingeniero Ramón Rojas.

Algunos mencionan que la paralización de la obra se debe a que el proyecto no es viable, porque luego de varios estudios los expertos se dieron cuenta que podrían secar los cauces que iban a nutrir este sistema de riego, mientras que otros aseguraron que hubo desviación de recursos financieros. Por ello exhortan a los gobiernos a rendir cuentas sobre esta obra millonaria que no llegó a 50% de su ejecución.

Corpolara

El 20 de noviembre de 2014, el presidente de Corpolara Luis Reyes Reyes informó desde el Parque de Exposición de Carora, a propósito de la I Feria del Semiárido, que se estaban realizando los estudios y dejó claro la necesidad de reactivar esta obra, por tratarse de un plan que mejoraría tanto el rebaño como las siembras de varias parroquias ubicadas en Torres, pero a la fecha no ha iniciado ningún movimiento de maquinaria que indique que los trabajos serán retomados.

Instagram