Impreso
“Fiscalizaciones a empresas han distorsionado el abastecimiento”

Economía | 9:48am | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE/Rosa Andreína García-Y ahora ¿qué viene? Se pregunta tanto el ciudadano común como empresarios y comerciantes. Sobre estas interrogantes economistas y empresarios hablan de los posibles escenarios a propósito que no hay divisas, la producción sigue en merma y los negocios siguen en efecto intermitencia por la falta de materia prima, situación que se agudiza por las fiscalizaciones a empresas.

Según el analista económico y político Tomás Socías López, hay un primer escenario siguiendo el esquema de lo que ha venido pasando que puede traer unas mejoras en materia económica, ese escenario es que continúen los ajustes de precios de los productos regulados y que también automáticamente se vayan haciendo ajustes de precios de los no regulados. Ejemplificó que es necesario ajustar los precios de las medicinas, de unas 20 drogas activas, productos que se traen a 10 bolívares hay que pasarlos a dólar DICOM -aclaró- los que no son de primera necesidad para que puedan ser rentables en el mercado.

Agregó que en los productos no regulados, aunque haya habido críticas es necesario que tomen su precio real, entre ellos la carne, la leche, el pollo y los huevos, pues “ya tenemos un primer ensayo que han subido de precio según los costos, y han venido estabilizándose y hasta bajando de precios”. Además cuestionó las fiscalizaciones que lo que han hecho es distorsionar el abastecimiento, porque se cierra una panadería porque de una manera subjetiva se considera que tiene 30 sacos de harina, y lo que tiene es un stop en almacén para 15 días o para una semana, porque los establecimientos deberían tener reservas de tres meses, pero no es así porque no hay materia prima y porque “los organismos fiscalizadores han confundido el acaparamiento y la especulación con las reservas que tiene que haber en un abasto hasta en una farmacia”.
En el mismo orden de ideas, Cipriana Ramos, presidenta de Consecomercio expresó que en “estos tiempos no hay inventarios. Uno porque no está claro cuando es acaparamiento y dos que lo que llega lo estás vendiendo porque la gente está desesperada buscando mercancía. Los consejos comunales saben cuando llega la mercancía porque ellos tienen conocimiento por la guía de movilización y te envían la Guardia Nacional y te obligan a vender.

“Entonces nunca vamos a tener inventario, sino mercancía en rotación”. Agregó que quienes pudiesen tener inventario que es lo que permite ir produciendo son las panaderías, los restaurantes, sin embargo, el tema es que el Gobierno sigue pensando que el tema de la escasez se va a resolver vía imposición, vía Decreto o con cierres de negocios y llevarse presos a comerciantes.

Indicó que nunca van a tener cifras exactas sobre cierres, porque en algunos son temporales, pero aclaró que lo que ocurre no son fiscalizaciones con actas, sino atropellos que se reciben de todo el batallón, Seniat, Sanidad, Bomberos y todos los que el Gobierno decida llevar. Ante este panorama la única estrategia es mantener la santamaría arriba para sobrevivir.

Los ajustes deben continuar
El economista Socías refirió que los ajustes de precios deben continuar, y al mismo tiempo debe continuar el ajuste del bolívar hasta llegar a Bs. 800 en el DICOM, ajustarse el libro, que es un Decreto que lo tiene el Presidente de la República, y que ya se han hecho dos convocatorias para publicarlo y despenalizar el dólar libre, para que el 35 % de los productos que no son regulados puedan traerse libremente, mejorando así en mes y medio el abastecimiento del país.

“Si estas dos medidas avanzan, debido a que se tiene información que los ministros de economía la están empujando; una el ministro Carlos Faría, quien incluso ha señalado que lo ideal es un cambio único. Vamos a suponer que no sea factible políticamente un cambio único, pero sí un dólar de 800 o de 900 bolívares, donde se ajuste en los libros y los importadores y productores a su vez lo vendan según la Ley de Precios Justos”.
Indicó que a estas dos medidas debe unirse la reducción de las importaciones, que hasta ahora se ha paralizado porque no hay divisas, pero tiene que ser una política de Estado consultar con los productores agrícolas e industriales, y del comercio y los servicios cualquier importación que se desee para que no dañe la producción nacional. “Si esos tres escenarios que están en proceso avanzan tendríamos una pequeña mejoría en este segundo semestre del año”.

Socías López Repitió que este mecanismo de permitir que esto se refleje en los libros y despenalizar el dólar traerá que las empresas no necesiten dólares del Ejecutivo nacional, sino que importen sus propios productos y el país tenga una notable mejoría en abastecimiento, crecimiento de la producción y de importar esos productos que no se producen en el país.

Instagram