Impreso
Carmen de Ramos “Hay mucha hambre en el país”

Lara | 3:56pm | | Yliana Brett

ELINFORMADOR.COM.VE.-Con el programa social “La salud es nuestro tesoro”, que ejecuta la Fundación Municipal del Niño de Iribarren, diariamente la institución abre las puertas para consultas de pediatría. Sin embargo, en los últimos meses, muchos pacientes han presentado cuadros de desnutrición. Así lo informaron los especialistas en el área.

Indicaron que este martes, acudieron dos niñas en total estado de desnutrición, por lo que fueron referidas al departamento de bienestar social para ser incluidas en el programa “Nutriticket” y hacerles un seguimiento continuo.

En esta oportunidad, una niña de tan solo 5  meses, llegó a consulta pesando apenas 4 kilos; mientras otra, de 2 años de edad, con 7 kilos. A ambas les fue diagnosticado un alto grado de desnutrición, al igual que a sus madres.

Según lo informó la presidenta de la fundación y primera dama del municipio Iribarren, Carmen de Ramos, diariamente las madres acuden en búsqueda de ayuda con el programa “Nutriticket” o solicitando bolsas de comida, porque no tienen con qué alimentarse.

“Mientras en nuestro país no haya un salario justo y no se controle la inflación, la crisis económica y social continuará (…) en Venezuela hay mucha hambre y es una situación que se vive a diario. Todas las semanas recibimos diferentes casos de desnutrición, porque las familias no se están alimentando bien y descuidan la salud y la educación. No solamente se ve en los niños sino también en sus padres, porque la crisis ataca a todo el núcleo familiar”, acotó.

Por su parte, la especialista en pediatría, Gleny Nuñez, informó que la causa del alto índice de desnutrición son los bajos ingresos económicos, que impide la buena alimentación en el hogar. “Los niños no están ingiriendo carbohidratos ni comida balanceada y muchas veces no reciben las tres comidas al día”.

Enfatizó que una mala ingesta de alimentos es causante de anemia, desnutrición, disminución de la capacidad cognitiva, pérdida de masa muscular, alteraciones hepáticas, cuadros diarreicos, entre otros.

Asimismo, María Arias, médico general de la institución, acotó que la mala alimentación de la madre en el embarazo retrasa el desarrollo y crecimiento del infante, tanto en la gestación, como durante la lactancia materna. “Cuando la mamá no se alimenta bien en esas etapas, los niños se hacen más susceptibles a las enfermedades infecciosas”.

Argumentó que el Instituto Nacional de Nutrición actualmente no arroja cifras, lo que representa una gran preocupación para el gremio de la salud, porque diariamente se encuentran con casos extremos de desnutrición en la entidad.

Instagram