Impreso
Tras las Olimpiadas, Brasil regresa a sus crisis

Internacionales | 6:16pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE.-Las últimas medallas han sido entregadas, todos los atletas han vuelto a sus casas y los fuegos de artificio en el estadio Maracaná de Río de Janeiro están convirtiéndose en un recuerdo. Ahora comienza el verdadero drama de Brasil.

Tan sólo unos días después de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Río, los senadores brasileños están a punto de decidir si destituirán permanentemente a la presidenta Dilma Rousseff, el punto más álgido de una prolongada batalla política que ha expuesto una profunda polarización en el país más grande de América Latina.

Los Juegos Olímpicos efectuados del 5 al 21 de agosto fueron una distracción bienvenida para muchos brasileños molestos por la corrupción endémica y una economía que pasó de ser la consentida de los analistas a una en grave recesión, sumida en su peor crisis financiera en décadas. Se celebraron fiestas en las calles cuando la querida selección nacional derrotó a Alemania para ganar la medalla de oro en fútbol, redimiéndose después de que los alemanes la humillaron al vencerla 7-1 en la semifinal del Mundial hace dos años.

Con el festejo olímpico ya en el pasado, “regresamos a las divisiones, los pleitos”, dijo Fabiano Angélico, consultor político que vive en Sao Paulo.

El Senado inicia el jueves la fase final del juicio a Rousseff, que fue suspendida en mayo de su puesto por presuntamente violar las normas fiscales al administrar el presupuesto federal. Varios días de deliberaciones, incluido un discurso a los legisladores pronunciado por la misma Rousseff, culminarán en una votación definitiva a principios de la próxima semana.

AP

Instagram