Impreso
A diario llega un niño desnutrido al Pediátrico

Lara | 9:33am | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE/Giovanny José Durán-Las alarmas están encendidas en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga, tras los casos de desnutrición que llegan a diario. Ese reporte había disminuido considerablemente, al punto que se recluía -incluso- un niño por mal nutrición. Ahora, de 20 que se hospitalizan en la Emergencia, tres o cuatro están bajo diagnóstico de desnutrición.

El director del Hospital Universitario Agustín Zubillaga, Jorge Gaiti, explica que hay importantes enfermedades prevalentes, como los cuadros de diarrea, fiebre y neumonía, que siempre van a atacar a un niño menor a cinco años y que en algunos casos puede ser más frecuente.
La desnutrición se encuentra dentro de estas patologías, la cual había reflejado una disminución considerable en el Hospital; pero, ahora, vuelve a trastocar el desarrollo de los niños y de una manera recurrente que se reporta diariamente en ese centro de salud. “Cada día vemos más niños que llegan con mala nutrición y quienes se complican con el resto de enfermedades,” dice Gaiti.
Menciona que lamentablemente el niño ingresa con un cuadro febril, por ejemplo, que se pudiera tratar en los ambulatorios, pero por padecer además un diagnóstico por malnutrición debe ser hospitalizado. Se trata de un ‘cuerpito’ con deficiencia nutricional -explica- que llega con un nivel sumamente bajo de proteína, albúmina y calorías, por lo que su estado se agrava y la estadía en el centro de salud se extiende mucho más.
Otro punto preocupante es que durante la hospitalización del niño, se requiere garantizar el tratamiento estricto para poder sacarlo de la afección, por lo que se requiere un gasto económico cuantioso, en cuanto a insumos médicos, con los que -ahora- muchos padres no cuentan y hasta que el infante no supere el cuadro crítico no es dado de alta.
El director del Pediátrico agrega también que, precisamente, por la falta de alimento, las madres han optado por darles a sus hijos teteros con agua de maíz, arroz y pasta, lo que ocasiona severos daños estomacales. “Hay casos donde los niños llegan totalmente edematizados y en efecto eso causa alarma y preocupación en el cuerpo de médicos de nuestro Hospital que son quienes reciben a esos niños”, describe.
Así mismo, expone que, ciertamente, el Pediátrico reportaba casos por malnutrición y se mantenía incluso un niño hospitalizado en piso. Ahora de 20 que se encuentran recluidos en el área de Emergencia, al menos cuatro están bajo un diagnostico de desnutrición porque los papás no tienen como alimentarlos. Lo cumbre es que el mayor de reportes se hace de infantes que habitan en la ciudad capital y no como años atrás donde los niños que ingresaban al Hospital desnutridos provenían de zonas rurales, donde no había suficiente alimento. “Ahora parece que todo se cambió. Poco es el caso que llega del campo quizás porque encuentran más verduras, frutas, granos para alimentarse, mientras que en la ciudad no hay nada. Así estamos”, comenta Gaiti.

Futuro de los niños
Al niño en su primer año de vida se le debe garantizar el alimento, el cual resulta indispensable para el desarrollo cognitivo. Al alcanzar la edad adulta se mostrará sano y responderá a las exigencias del cuerpo.

No obstante, el futuro de estos infantes en edades comprendidas entre dos y cinco años, que ingresan al Hospital con cuadro de desnutrición, es comprometedor. “Si los niños no se alimentan bien vamos a tener adultos con deficiencias en tallas, pesos y estatura. Habrá adultos con variedad de incapacidad cognitivas importantes, todo por no haberse alimentado bien, eso es preocupante”, dice el director del Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga.

Sin alimento en casa
Jorge Gaiti dice que toda vez que el niño vence el cuadro de desnutrición, se debe seguir la cadena de atención, que continúa en casa y donde probablemente no haya alimento para garantizar que la salud del pequeño siga estable.

2Ese es el otro caso. Aquí (en el Hospital) hacemos todo para sacar al niño de la patología. Pero ¿los padres pueden garantizar que el niño se va a alimentar bien?, eso es lo que no sabemos y cabe aún más la procuración porque si el niño recae es mucho peor”, describe al tiempo en que destaca que los casos de desnutrición eran tratados como procesos crónicos en una población mínima de niños que actualmente se ha elevado considerablemente debido a la escasez de alimentos que hay en el país.

“Antes veíamos más niños gordos también por mala alimentación, ahora no los hay”, dijo Jorge Gaiti, quien reiteró la alarma que hay en el Hospital.

Instagram