Impreso
La avenida Uruguay se convirtió en tierra de nadie

Lara | 12:27pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE/Giovanny José Duran-El colapso vehicular tras el cierre de la avenida Uruguay, desde diciembre de 2015, se acentúa cada vez más. La avenida se ha convertido en “tierra de nadie” según lo manifiestan conductores y vecinos al ver como se deterioró, ante la mirada franca de las autoridades.

Han transcurrido unos ocho meses y medio desde que la Comisión de Infraestructura del Colegio de Ingenieros en Lara recomendó cerrar hasta nuevo aviso la Avenida Uruguay para evitar que el paso vehicular terminara de hundir esa importante arteria que conecta al Centro de Barquisimeto con Palavecino, oeste de Iribarren, entre otras zonas de la ciudad.

Una vez ejecutado el cierre, por precaución, la vía siguió cediendo al punto en que hoy las grietas alcanzan los dos metros de profundidad, aberturas, que se extienden cada vez que llueve, según lo describen los vecinos. Ellos también exponen el “maratón” que tienen que hacer diariamente cuando les toca salir a trabajar, estudiar o a hacer el resto de diligencias. Caminan hasta 40 cuadras, desde la Uruguay y comunidades cercanas, hasta el Centro de Barquisimeto. “Lo ideal fuera que uno se montara en el ‘rapidito’ y te dejara aquí en el sector. Pero como está cerrada hay que caminar parejo”, dice Yolanda Suárez. El testimonio de algunos conductores también se hacer sentir y describen que desde que se hundió nuevamente la Uruguay, por séptima vez, el colapso vehicular se ha acentuado en horas ‘pico’, sobre todo, por las calles 12 y 13, las cuales son de acceso rápido pero ahora convertidas en un estacionamiento. “En la tarde eso no provoca pasar. Se recalienta el carro porque tardas casi una hora en cola para poder salir hacia La Ribereña. Esto es espantoso”, expresa Mario Torín, conductor.

El señor dice que en la mañana tiene que salir más temprano de su casa para llegar a tiempo al trabajo. Eso mismo hacen otros conductores quienes, primeramente, tienen que llevar a sus hijos al colegio.
Por la calle 12, busetas y autobuses, que suben desde Palavecino y zonas del sur y oeste de Iribarren, se quedan accidentadas y terminan de colapsar el tránsito. Esa calamidad la viven diariamente quienes transitan por las mencionadas calles.

Aseo y gas “no pasa”
Debido al cierre de la avenida, el camión recolector de la basura y gas, dejaron de transitar por la zona.
Eso ha convertido la calle en un vertedero, incluso, los montones de escombros se dejan ver uno detrás del otro. Se ha convertido en la tierra de nadie, pero los vecinos tienen mucha responsabilidad, comenta Cecilia González, quien dice que, en efecto, el camión del aseo dejó de pasar regularmente pero al menos un día se ve. “Hay gente que es muy cochina. Saca la basura a destiempo y por eso se acumula. El camión del gas también pasa pero no mucho”, cuenta Cecilia. Agrega que no tener la avenida abierta se ha convertido en un tormento porque, evidentemente, el transporte público ya no pasa por la zona y eso resulta ‘cuesta arriba’ para ellos; sobre todo, cuando está lloviendo y les toca caminar.

Instagram