Impreso
Recibe tres disparos desde un carro color gris

Sucesos | 9:39am | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE./Eliseth Córdova-Tres detonaciones y el sonido de un carro alertaron a los vecinos de Tierra Negra de que algo malo había sucedido. Frente a la cancha techada, ubicada en la calle Los Fundadores, estaba el cuerpo sin vida de Edwin Jhoan Hurtado Díaz, quien era conocido en la zona como un joven deportista.

Eran aproximadamente las 10:30 de la mañana de este sábado, cuando la víctima, de 21 años de edad, iba acompañado de su sobrina de 7 añitos, caminando por la referida dirección. Justo en frente de la cancha, donde infinidad de veces Edwin llegaba a compartir con sus amigos una partida de fútbol, un carro bajó la velocidad, y desde una de las ventanillas un sujeto le disparó en dos oportunidades.

Tal acción llevó a que la pequeña saliera corriendo desesperada del lugar, desconcertada y asustada, mientras que el cuerpo de su tío se desvanecía directo al pavimento. Al parecer, para sus atacantes no fueron suficiente dos disparos, según comentaron algunos vecinos del lugar, el mismo vehículo habría dado la vuelta, y regresó hasta el cuerpo de Edwin y le volvieron a disparar una tercera vez en su pecho.

Iba donde su mamá
Según comentó la suegra de Hurtado, el joven estaba en casa de su hermana, ubicada en el mismo sector donde fue asesinado, donde fue a buscar a su sobrina para ir juntos hasta San José, donde vive la madre de la víctima.

Luego de los disparos, una de las primeras en llegar al sitio fue su hermana. Al salir de su casa a ver qué sucedió, se encontró en el camino a la niña, quien iba hacia ella llorando desesperada, mientras que señalaba el cuerpo de su tío Edwin. Desde lo lejos un carro, color gris, salía corriendo del lugar. Algunos dijeron que se trataba de un Palio, pero otros dijeron que era un Aveo.

Jugador de fútbol
Se conoció que, desde hace dos años, Edwin estaba residenciado en la calle Negro Primero, con Santos Luzardo, de la comunidad Tierra Negra, luego de que se mudara a casa de sus suegros, junto a su esposa y su pequeña de dos añitos. Sin embargo, se habría criado desde pequeño en la zona, ya que su papá es habitante de la barriada.

Todos en la zona lo conocían como un muchacho trabajador, pero sobre todo por sus cualidades como deportistas, ya que siempre participó en los torneos de fútbol que se disputan en la cancha techada, donde además estaba en la pizarra como un destacado goleador.

Familiares y amigos desconocieron saber si habría tenido algún problema con alguien para que le arrebataran la vida de esta manera. Comentaron que la víctima se ganaba la vida ayudando a su suegro en trabajos de carpintería y albañilería, pero lo hacía eventualmente porque sufría de asma.

Funcionarios de la División Contra Homicidios, realizaron la remoción del cuerpo y recolectaron las evidencias para así dar con los responsables del hecho.

Instagram