Impreso
“Necesitamos que nos reubiquen antes de que pueda ocurrir una tragedia”

Nacionales | 9:05am | | Yliana Brett

REDACCIÓN ELINFORMADOR.COM.VE.- Edificios agrietados, calles rotas, y la incertidumbre de vivir al filo de una situación de emergencia marca a más de 200 familias que habitan desde hace seis años las soluciones habitacionales de Misión Vivienda en el sector El Morro de Petare, municipio Sucre.

Miriam Guillén, habitante de la terraza siete relató que desde el comienzo de las lluvias en noviembre la situación se ha agravado, a tal punto que diariamente se han caído partes de terrenos complicando el acceso al urbanismo.

“Esta situación nos tiene preocupados. Acá ha venido Protección Civil y nos ha informado que estamos sobre terrenos completamente inestables, pero el Gobierno no nos ofrece una solución ante eso. Necesitamos que nos reubiquen lo más pronto posible antes de que pueda ocurrir una tragedia. Además, los deslizamientos rompieron una tubería matriz y tenemos más de 15 días sin agua”, relató.

Por su parte Ingrid Palacios, líder vecinal, agregó que las construcciones de la Misión afectaron a la Urbanización Pablo VI, debido a que se encuentra en el mismo terreno; situación que empeora cuando llueve debido a que “la montaña va cediendo cada vez más y, a raíz de esto, está colapsando la única vía que conecta a los residentes con la ciudad”.

“Las bases de las torres Teresa y Sofía se encuentran en el aire, a raíz de esa misma situación. Estamos en emergencia, este problema merece la atención responsable e inmediata de las autoridades quienes hacen caso omiso”, indicó.

Agregó que los accesos hacia el sector El Encantado también se encuentran comprometidos. “Esta zona tiene un alto nivel freático y las laderas son usadas para botar escombros y basura. Es necesario dar una respuesta a los vecinos”.

El alcalde Carlos Ocariz exhortó a ocuparse de las fallas para evitar consecuencias que lamentar. “Es una situación bastante compleja, por lo que exigimos al Gobierno que se aboque en este problema, que no solo afecta a las familias sino el colapso que puede generar en las vías”, señaló.

Por su parte en la parroquia La Vega, las lluvias de las últimas semanas ha complicado la precaria situación que afecta a los terrenos por ser rellenos sanitarios. El hecho que lamentar más reciente ocurrió el 2 de diciembre cuando un talud cayó sobre una casa, tapiando a una bebé de tres meses y a una  joven de 24 años en Las Torres.

“Siempre ocurren deslizamientos sobre todo en los sectores Los Mangos, Las Torres y Las Madres, en épocas de lluvia son los más afectados. Solo esperamos que no ocurra una tragedia mucho más grande”, señaló Manola Torres, residente de la zona.

El Universal

 

Instagram