Impreso
Rusia investiga causas de caída de avión que iba a Siria

Internacionales | 3:59pm | | Wendy Lucena

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE-Con buques, helicópteros y drones, cuadrillas de rescate trataban de encontrar a las víctimas de la caída de un avión que iba rumbo a Siria y que se estrelló en el Mar Negro con 92 personas a bordo.

Las autoridades investigaban las causas del siniestro, y declararon que manejan todo tipo de hipótesis, incluso la posibilidad de que se haya tratado de un atentado.

El avión ruso viajaba a una base militar en Siria con 92 personas a bordo, incluidos miembros de un famoso coro militar. Había despegado de la ciudad turística de Sochi.

No había indicios de que nadie hubiera sobrevivido al siniestro del Tu-154, propiedad del Ministerio de Defensa. El avión llevaba a miembros del famoso Alexandrov Ensemble, también conocido como Coro del Ejército Rojo, para ofrecer un concierto en la base aérea de Hemimim en la provincia costera de Latakia, Siria.

Equipos de rescate recuperaron varios cuerpos y barcos, helicópteros y drones buscaban más en la zona.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que no había señales de sobrevivientes.

 

En un primer momento se desconocía la causa del siniestro. Un funcionario indicó que podría deberse a un fallo técnico o un error de la tripulación y descartó que se tratara de un ataque terrorista porque el vuelo estaba operado por el Ejército.

“Excluyo por completo” el terrorismo como una posible causa del suceso, indicó en declaraciones a la agencia estatal de noticias RIA Novosti el responsable del Comité de Asuntos de Defensa, Viktor Ozerov.

Sin embargo poco después del ministro de Transporte Maxim Sokolov dijo que las autoridades consideran todas las hipótesis incluso la de un ataque terrorista.

“Todo el espectro de posibilidades” se está tomando en cuenta, dijo Sokolov a periodistas.

La lista de pasajeros proporcionada por el Ministerio de Defensa incluía a 64 miembros del Alexandrov Ensemble, incluido su líder, Valery Khalilov. Se trata de la banda oficial del Ejército ruso, que incluye un coro, una banda y una compañía de baile.

El Ejército ha organizado varios viajes de cantantes y artistas rusos para que actúen en Hemeimim, la base principal de la campaña aérea rusa desde septiembre de 2015. El Año Nuevo es el principal feriado del año para muchos rusos, y la Navidad ortodoxa del 7 de enero también es muy celebrada.

También estaba a bordo la célebre doctora rusa Yelizaveta Glinka, indicó el Ministerio ruso de Defensa. Conocida como Doctora Liza, se había convertido en una persona muy respetada por su trabajo benéfico, incluidas misiones a la zona de guerra en el este de Ucrania.

Su fundación señaló que Glinka estaba en el avión para acompañar un cargamento de medicamentos para un hospital en Siria.

Nueve reporteros rusos de tres televisoras del país estaban también entre los pasajeros.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, coordinaba personalmente las labores de rescate y el presidente Putin había sido informado del incidente.

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, describió el suceso como una “tragedia terrible”.

El Tu-154 es un avión de tres motores de fabricación soviética diseñado a finales de la década de 1960. Se han construido más de 1.000 y han sido muy empleados por aerolíneas rusas y de otros lugares.

En los últimos años, las aerolíneas rusas han sustituido sus Tu-154 por aviones más modernos, pero el Ejército y algunas agencias del gobierno ruso han seguido utilizándolos.

Aunque es ruidoso y consume mucho combustible en comparación con modelos modernos, el avión ha sido popular entre tripulaciones que aprecian su maniobrabilidad y robustez.

“Es un avión excelente, que ha demostrado su fiabilidad durante décadas de servicio”, dijo en declaraciones televisadas el piloto veterano Oleg Smirnov.

El avión estrellado se construyó en 1983 y fue reparado en 2014, según el Ministerio de Defensa.

En abril de 2010, un Tu-154 en el que viajaban el presidente de Polonia, Lech Kaczynski, y otras 95 personas se estrelló cuando intentaba aterrizar con mal tiempo en un aeropuerto militar poco utilizado en Smolensk, en el oeste de Rusia. Todos los que iban a bordo murieron. Pesquisas de expertos polacos y rusos atribuyeron el suceso a un error del piloto en condiciones climáticas difíciles, aunque las autoridades polacas han iniciado una nueva investigación.

AP

Instagram