Impreso
#Sexualidad Errores femeninos comunes en la intimidad

Salud | 10:50pm | | Andrés Araya

REDACCIÓNELINFORMADOR.COM.VE.- El ideal de toda mujer sería gozar de una buena autoestima sexual para sentirse segura y desinhibida en la cama. Muchas veces uno no sabe cómo romper la cotidianidad para crear un ambiente de mayor excitación. Automáticamente llega a estancarse en una rutina, misma posición, horarios sin encontrar una entrada a la sensualidad y al goce.

Es poco común trabajar la autoestima sexual con la pareja. Muchas veces da vergüenza hablar de este tema y uno prefiere hacer como “si no pasara nada” y evadir la situación. Sin embargo la poca sexualidad y emotividad en la recámara genera distanciamiento físico y emocional.

Resulta poco habitual encontrar a una pareja que tenga exactamente la misma libido e idéntico interés por el sexo. Sin embargo esto es lo que hace que el sexo resulte interesante: cada persona tiene sus propias necesidades sexuales, y al descubrir nuestras necesidades mutuas, descubriremos también una nueva faceta sexual de nosotras mismas.

El sexo y la vida íntima van de la mano tanto en hombres como en mujeres. Si no te sientes vinculada a tu pareja, es más difícil que te apetezca tener relaciones sexuales. Si él nota tu falta de interés, puede que su deseo sexual también se desplome y se contagie de apatía.

A continuación, los errores más comunes que cometemos las mujeres en la cama:

Hacernos del rogar: Uno de los frenos más grandes es autolimitarse en la relación sexual. Muchas mujeres no ceden a ser tocadas y prefieren “hacerse las difíciles”. Lo más importante es tener confianza y no caer en una lucha de poder que pudiera hacer sentir mal al otro. Si en verdad quieres tener sexo, no te limites.

No dejar que nos miren: El sexo orgásmico empieza con la excitación. Si bien hay muchas cosas que excitan por igual a hombres y mujeres, también es cierto que hay diferencias. Nunca debes pasar por desapercibido que los hombres realmente gozan de estímulos visuales o físicos, como la visión o el contacto con la piel desnuda. ¡No debemos negar a nuestra pareja que admire y disfrute de nuestro cuerpo!

No decir lo que nos gusta: Una creencia errónea de una mujer es creer que su pareja quiere siempre tener el dominio en la cama. El hombre disfruta y goza de la seguridad de una mujer que puede abiertamente expresar lo que le gusta sentir, experimentar y presenciar en su experiencia sexual.

Hablar mucho: No se trata de que no digas lo que te gusta, pero no comiences un monólogo a causa de los nervios. Intenten conectarse visualmente, físicamente y emocionalmente para hacer más intenso el acto. Hay momentos y espacios para todo, el hablar de más podría estropear la magia en la cama.

No estar bañadas: Mostrar una higiene corporal es sinónimo de empatía y conquista. Además, así se evitan infecciones y olores desagradables.

No tener iniciativa: Si quieres motivar un cambio positivo en la cama y en tu relación, tienes que dar un paso al frente y tomar las riendas. No tienes que esperar que tu pareja aparezca con un ramo de flores para disfrutar de un momento íntimo. El romanticismo no es algo aislado, sino una actitud permanente.

Fingir orgasmos: En la intimidad se vale ser sincera. No hay necesidad de fingir placer u orgasmos para cubrir y proteger las necesidades emocionales del otro. Es muy importante aprender a conectarte y hablar con sinceridad. Decirle por qué no estás pudiendo conectarte y comentar si prefieres algo distinto de cómo te toca o de cómo te besa.

Evitar el sexo oral: Este tipo de sexo es un recurso útil de nuestro repertorio sexual que ayuda a mantener viva la intimidad aparte de la penetración. También es un complemento de las fantasías eróticas. Sean cuales sean tus deseos, esta forma de sexo ayuda a alargar los preliminares y a aumentar la excitación.

Tener pena: Una buena sexualidad empieza con el conocimiento y aceptación de una misma. Si superas tus inhibiciones y defiendes tu propia sexualidad, descubrirás una nueva valentía en todos los demás aspectos de tu vida. Conéctate con tu pareja, expresa tus miedos e inseguridades lo que ayudará a despojarte de tus caparazones y de florecer en esa mujer bella, única y sexual que eres.

 

El Clarín

Instagram