Impreso
José Guerra: Nelson Merentes destruyó el BCV

Nacionales | 7:16pm | | Yliana Brett

ELINFORMADOR.COM.VE.-En opinión del diputado y economista José Guerra, Nelson Merentes “destruyó desde todo punto de vista” el Banco Central de Venezuela (BCV), y espera que su sucesor, Ricardo Sanguino, no llegue al cargo para destruir lo que queda del instituto emisor.

Entrevistado este martes por Jesús Chuo Torrealba en su programa radial La Fuerza es la Unión, Guerra señaló que Merentes destruyó el BCV desde el punto de vista financiero, porque hoy el instituto emisor prácticamente no tiene reservas internacionales importantes; lo destruyó desde el punto de vista de la generación de inflación, porque el año 2016 cerró con una inflación cercana al 800 por ciento; y lo destruyó estadísticamente, porque no publica las cifras desde hace más de un año.

“Pero también lo destruyó en su institucionalidad interna. Merentes es un hombre altamente cuestionado de quien se dijo muchas cosas, muchas verdades. Quebró la fibra de trabajo del BCV, relajó la moral que había. Hoy el BCV está prácticamente desolado después de haber tenido técnicos muy preparados. Espero que Sanguino no llegue con una hojilla a eliminar lo que quedó de calificación técnica, de gente calificada y preparada que se formó durante años en el BCV. Ojala que no cometa ese error”, señaló el parlamentario de la Unidad.

El ex directivo del BCV reiteró que el nuevo presidente del BCV fue designado “bajo una ley chucuta y chimba” que le permite al Ejecutivo hacerlo sin consultar con la Asamblea Nacional. “En todos los países que son República, los presidentes de los bancos centrales son nombrados por el presidente de la República en acuerdo con el Parlamento”, aseguró.

Aun así, le pidió a Sanguino tres cosas. “En primer lugar, que se dedique a bajar la inflación, porque el banco central es para eso, para controlar la inflación, no para promover el desarrollo económico del pueblo ni la solidaridad internacional. No, es una institución especializada para diseñar políticas para controlar la inflación”.

“”En segundo lugar, que publique las cifras. Tenemos un año y tres meses sin conocer algún tipo de cifras económicas. Y en tercer lugar, que se adecente el BCV, que se reivindique a sus trabajadores, hoy con unos sueldos caídos, con unos sueldos que no representan la capacitación y formación y el esfuerzo que hacen sus técnicos que todos los días van a la institución a laborar, aunque no se publiquen las cifras, para contribuir con el país”, añadió.

Con respecto a las perspectivas económicas para el año que recién comienza, comentó que en materia de inflación no espera algo distinto a lo que ocurrió en 2016.

“El año arranco con una subida de precios importante, el dólar paralelo comenzó a escalar de nuevo – las casas de cambio que instaló el gobierno en la frontera son solo una fuente de negocio para algunos particulares ya conocidos, es un guiso dorado -, y los precios petroleros, que tuvieron una cierta recuperación a finales del año pasado, arrancaron flojos en 2017”, sostuvo.

“Pero el problema está en que cuando echas la suerte de la economía a una variable tan volátil y tan aleatoria como los precios petroleros, estas muerto, porque dejas de hacer cosas aquí pensando que todo se va a recuperar en el interior, y eso no es verdad”, apuntó.

Asimismo señaló que las pocas empresas que aún existen en el país arrancaron el año sin saber si van a seguir funcionando, porque sencillamente no tienen materias primas; y porque no saben cuáles son los precios a los que van a vender sus productos. “En general hay un clima de incertidumbre, de manera que no se espera algo sustancialmente distinto a 2016”, advirtió.

“Además, si se hace lo mismo que venías haciendo antes con gente parecida a la que tenías antes, los resultados van a ser los mismos”, concluyó.

El BCV reducido a alcancía

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Unidad Democrática comentó que para que un país sea independiente y soberano “es más importante tener un banco central realmente autónomo, que tener bandera o tener himno”.

“Un banco central autónomo permite, en primer lugar, tener tu propia política económica y que las variables fundamentales de la vida sean decididas por los venezolanos y no por otros factores de la economía en este mundo globalizado. Y en segundo lugar, si es autónomo del gobierno, es decir, si no es una alcancía al alcance del gobierno de turno, sino que es una institución al servicio del país, es un seguro contra la inflación”, señaló.

“Así fue el BCV durante muchísimo tiempo. Fue una de las instancias públicas con mayor y mejor gerencia, porque no estaba al servicio del gobierno de turno sino del país. Eso lo acabó (el expresidente Hugo) Chávez al principio de su mandato. Hoy el Banco Central de Venezuela (BCV) es una impresora de dinero al servicio del gobierno para tapar los huecos fiscales y para tapar la deuda de Pdvsa”, denunció Torrealba.

Nacionales – LaPatilla.com

 

Instagram