Impreso
El abigeato no cesa en Torres #Lara

Sucesos | 9:33am | | Yliana Brett

ELINFORMADOR.COM.VE/José Querales.-El abigeato, en perjuicio de los pequeños y grandes criadores de las zonas rurales de la geografía torrense, nadie lo detiene. Los productores observan con impotencia como la matanza se mantiene perpetrada por bandas de delincuentes dedicadas, casi a diario, al hurto y desmembramiento de sus animales, de manera desafiante dentro sus propios predios, al parecer, con la intención de intimidarlos. Hasta ahora, los cuerpos de seguridad nada hacen para minimizar esta práctica.

El hurto de vacas, cabras, ovejas, como también objetos de valor, mantiene en zozobra a los hombres del campo para quienes la crianza de animales es el único sustento para sus hogares y familias.

Son reiteradas las denuncias que reposan en los cuerpos de seguridad, provenientes de los diferentes sectores afectados: La Otra Banda,
Puente Torres, Aregue, Río Tocuyo, Curarigua, además de las aldeas ubicadas al margen de las carreteras Lara-Zulia, Panamericana Lara-
Trujillo, entre otros pueblos del municipio.

Asesinatos, hurtos y sacrificios
Ya un par de productores, uno de ganado vacuno y otro de caprino, fueron asesinados a balazos. El 22 de diciembre de 2016 Hernán Fernández (56) recibió dos disparos en La Pastora, límites con Trujillo, aunque él residía en la población de El Empedrado. Mientras que el 9 de enero de 2017 fue encontrado sin vida, con un disparo en la espalda, Nixon Guédez Riera (42), criador caprino; residía en el sector Santa Rosa, aldea ubicada en la antigua carretera de las Curvas de San Pablo, parroquia Espinoza de los Monteros, Torres.

Manuel Piña, pequeño productor caprino en Puente Torres, dijo que estos bandoleros portan armas de todo tipo para así intimidar a los
criadores. “Esto está muy feo por aquí y, según dicen, que vienen de otros municipios como Morán y Jiménez”.

Recientemente, de la finca “Puente Blanco”, propiedad de Alonso Álvarez, se robaron y mataron de un balazo una novilla raza Carora,
misma que fue sacrificada en la noche, según lo dijo el productor. Igualmente, ocurrió en las fincas La Pastoreña, La Marrochita, a las
cuales les sacrificaron animales en plena producción. Otro afectado fue el Hato Dos Ríos, ubicado en Arenales, de donde se llevaron un par de novillas muy costosas, también de la raza Carora.

Consultados por diferentes medios de comunicación, sobre estos delitos, algunos funcionarios de las fiscalías del Ministerio Público
en esta entidad exhortaron a todo aquel que ha sido objeto de esta práctica, a que denuncie siempre y cuando tenga pruebas contundentes que involucren directamente a las personas por el hurto de animales y permita la apertura del proceso judicial, de conformidad con las exigencias de ley.

Las denuncias en flagrancia se deben hacer ante el CICPC, GNB, PNB y Policía estadal para que estos organismos diligencien los trámites pertinentes y se pueda llevar a cabo la aprehensión de quienes comenten el abigeato.

Igualmente, por la Fiscalía Octava del Ministerio Público, siempre y cuando haya suficiente elementos de convicción, como también unos tres testigos presenciales del delito, para activar la investigación y practicar la detención.

Instagram