Impreso
Una barquisimetana que hoy modela en las grandes pasarelas de Europa #ZonaLibre

Actualidad | 3:28pm | | Yliana Brett

ELINFORMADOR.COM.VE/Andrés Araya.- Dicen que para cumplir los sue- ños solo es necesario creer en ellos y actuarpara que se hagan realidad. Y quizás Ana Falasca es uno de los mejores ejemplos de las personas que cumplen esta receta al pie de la letra. Es además sinónimo de lo que significa ser una mujer venezolana; luchadora, emprendedora e independiente.

Barquisimetana de nacimiento y corazón, esta chica de raíces italianas siempre sintió la curiosidad de no hacer lo cotidiano. Aunque se graduó como comunicadora social, siempre quiso un poco más de la vida. Por ello hace siete años tomó sus maletas y se fue a probar suerte en la tierra de su padre, Italia.

¿Cómo llega una barquisimetana a modelar en Europa?
-Yo empecé en el modelaje por casualidad, digamos que yo soy la típica venezolana que le echa pierna a todo trabajo. Yo tenía una modesta experiencia que adquirí en Barquisimeto pero no era gran cosa. Dentro de  los trabajos que hice para sobrevivir cuando tenía poco tiempo de haber llegado fue ese, el de modelo; la paga era buena y la verdad no me parecía tan malo. Poco a poco empezaron a llamarme y pues me lo tomé en serio, empecé a entrenar y modelar en todo el trabajo que se me atravesara.

¿Has hecho cosas en televisión también, cierto?
-Sí. De hecho yo me fui e hice mi pasantía en un canal de televisión allá en Italia, en un noticiero, era un show porque no hablaba bien el italiano y siempre andaba para arriba y para abajo con un diccionario de bolsillo, digamos que me volví un personaje.

¿Qué es lo que te hizo dar ese paso de una soñadora a una mujer independiente?
-Creo que la determinación, eso y la sonrisa, yo siempre me estoy riendo y eso es raro en las modelos, digamos que todas siempre andan súper serias y yo soy la antítesis (risas). Muchas puertas se me han abierto por ser cortés, amable y siempre dispuesta a trabajar, es la mejor actitud que pueden tener las personas que deciden irse del país.

¿Playboy?
-¡Sí! Lo de esa revista fue también una grata sorpresa. Yo estaba modelando trajes de baño y otras cosas, además era imagen de B-Win que era el patrocinante oficial de la Juventus y pues ahí tuve la oportunidad de conocer mucha gente interesante, del medio artístico y por supuesto de Playboy Italia. En ese momento yo vine a Venezuela a ver a mi familia, me tomé un merecido descanso y digamos que me desconecté de la gente de Italia. Al regresar me encuentro con la sorpresa que ellos me llaman y me dicen que ya tienen listo el contrato para que firme, que estaré en la portada y tendré siete páginas en ella. ¡Casi me desmayé! S e n t í a muchas cosas a la vez; era una gran oportunidad por supuesto, pero también está el pudor, eso implicaba hacer fotos artísticas sin ropa y aunque yo no soy una mujer penosa, siempre está la familia y todo eso. Al final lo pensé y lo hice, fue un gran trampolín y me abrió demasiadas puertas en Europa.

Un duro golpe En medio del torbellino de trabajo en el que estaba Ana Falasca, recibió un susto enorme, en el que podría haber perdido la vida. “Yo estaba en Italia y me sentía rara, lloré mucho, entré a una iglesia y sentí la necesidad de orar. Llamé a casa y hablé con los míos porque tenía algo así como un mal presentimiento. Afortunadamente todos estaban bien. Al día siguiente me fui a Praga y cuando estaba en el aeropuerto me tocó abordar el avión. Era invierno y las escaleras estaban congeladas así que resbalé. Te estoy hablando de una altura de tres metros y medio. Me di un golpe muy grave, al punto que tuve fractura de columna en varias vértebras”, detalla

Esto fue catastrófico para Ana, a quien los médicos le decían que quizás no podría volver a caminar. Posteriormente la hinchazón cedió y la barquisimetana debió estar en cama y boca abajo por cuatro meses, prácticamente inmóvil, comiendo y haciendo todo en esta posición.

Para Falasca esta fue una señal de alto, que le hizo priorizar las cosas en su vida, porque en cuestión de segundos puedes perderla. “Ahora soy más selectiva con mi trabajo, trato de tener tiempo para mí y por supuesto para venir a ver a mi gente. La vida puede cambiarte por completo en cuestión de segundos, por ello debemos valorar a tiempo a quienes tenemos a nuestro alrededor”, puntualizó.

SÍGUELA
Si quieres enterarte de los pasos de esta barquisimetana puedes seguirla en sus redes sociales como @Ana_Falasca

Instagram